Ei-iE

COP22: Los/las trabajadores/as y la educación son una parte fundamental de la ‘transición justa’ a una economía más verde

publicado 8 noviembre 2016 actualizado 14 noviembre 2016

La Internacional de la Educación se suma a los/las defensores/as de una “transición justa” a una economía más verde y reitera que la educación es una herramienta poderosa para contrarrestar el cambio climático en la 22ª Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Cien países han ratificado el acuerdo alcanzado en la COP21, lo que demuestra que la comunidad internacional ha tomado una conciencia real y cada vez mayor de los desafíos graves que plantea el cambio climático. Esto marca un comienzo positivo para la 22ª Conferencia de la Partes (COP22) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que se celebra del 7 al 18 de noviembre en Marrakech, Marruecos. El acuerdo alcanzado en la COP21 se firmó el año pasado en París, Francia.

Medidas insuficientes

Sin embargo, está claro que los compromisos de los países para reducir las emisiones de gases invernadero son insuficientes para alcanzar el objetivo de limitar el aumento de la temperatura en 2°C para 2020. Si se supera este umbral, el mundo se enfrentará a graves riesgos económicos, sociales, ambientales y humanos.

Perspectiva africana

En la inauguración de la conferencia, Ségolène Royal, que presidió la COP21, dijo que la COP22 debe ser la “COP africana”. Dado que 36 de los 50 países más afectados por el cambio climático se encuentran en África subsahariana, la Internacional de la Educación (IE) comprende la urgencia de destinar recursos financieros significativos a reforzar las capacidades nacionales de los países más afectados por estos cambios. Para la IE, una cuestión crítica durante los próximos días será determinar los recursos que se necesitan y cuándo se deberían asignar.

El papel central de la educación

La IE reconoce que muchos de los desafíos a medio y largo plazo planteados por el cambio climático exigen cambios estructurales que deben ser tomados en consideración por los sindicatos. La transición hacia una economía mundial con niveles bajos de emisiones de carbono tendrá un impacto significativo en los/las trabajadores/as, así como en la educación y formación. Por este motivo, la IE apoya la solicitud de una “transición justa” propuesta por el movimiento sindical.