Ei-iE

Los docentes caribeños muestran una infraestructura escolar deficiente

publicado 16 diciembre 2016 actualizado 20 diciembre 2016

Los sindicatos de docentes han puesto de relieve las graves negligencias con respecto al mantenimiento de los edificios escolares, así como la existencia de instalaciones sanitarias inadecuadas, tejados de amianto que se derrumban y líneas eléctricas no protegidas, entre las numerosas deficiencias que generan serios peligros para la salud y la seguridad.

El mensaje de los sindicatos de docentes caribeños es claro: las autoridades educativas deben prestar más atención a las deficientes condiciones de salud y seguridad de las escuelas y las aulas de sus países. Los docentes han notificado haber resultado heridos, contraído enfermedades e incluso, en ocasiones, fallecido, como consecuencia de unos entornos escolares peligrosos e insalubres, según manifiestan los representantes sindicales. Por este motivo, sindicatos de docentes provenientes de 11 países se reunieron en San Vicente y las Granadinas, los días 15 y 16 de diciembre, con el fin de analizar estos problemas y elaborar una estrategia común para resolverlos. Por otra parte, se solicitó al Sindicato de Docentes del Caribe (CUT, por sus siglas en inglés), el organizador de la conferencia, que pusiera en marcha una campaña a nivel regional para incluir la cuestión de los ambientes escolares saludables y seguros en el programa político de todos los países del Caribe.

El estado en el que se encuentran los sistemas escolares públicos en muchos países de la región no refleja la importancia que las personas del Caribe otorgan a la educación de calidad para sus hijos, sostiene el CUT. Si bien los índices de alfabetización son más elevados que en la mayoría de los países de bajos ingresos, el presupuesto destinado a la educación no cumple las condiciones mínimas. Pese a que la profesión docente está muy bien organizada, la desprofesionalización también ha llegado a las costas de los países insulares.

Durante la reunión, algunos sindicatos de la educación comunicaron ciertas tendencias antisindicales, mientras que otros, como los sindicatos de Jamaica y Trinidad y Tobago, mencionaron los esfuerzos realizados para introducir la remuneración por rendimiento, unos modelos de evaluación de alta exigencia y otros mecanismos de mercado en sus sistemas educativos públicos. Además, los sindicatos notificaron que la remuneración de los docentes, con frecuencia, no proporciona suficientes ingresos para poder llegar a fin de mes. Por consiguiente, el sindicato de docentes de Antigua señaló que actualmente imparte cursos de formación para los miembros que intentan completar sus ingresos poniendo en marcha pequeños negocios, como la elaboración de pasteles, manualidades, o la producción de plantas y de huevos.

La furia de la Madre Naturaleza

La educación en el Caribe se ve constantemente interrumpida por unas condiciones meteorológicas extremas. Mientras que en el transcurso de la conferencia las fuertes lluvias ocasionaron graves daños a los centros escolares de San Vicente, el Sindicato de Docentes de las Bahamas (BUT, por sus siglas en inglés) declaró que, el pasado mes de octubre, el huracán Matthew había derrumbado muchas casas en Nueva Providencia, destruido negocios y desenterrado tumbas, dejando a muchas personas "no solo físicamente destrozadas sino también mentalmente traumatizadas".

Vínculos sindicales más sólidos

Los afiliados a la Internacional de la Educación (IE) en el Caribe forman parte del Sindicato de Docentes del Caribe, que es un organismo autónomo integrado en la Internacional de la Educación. Por otra parte, en una reunión del Comité Ejecutivo del CUT, que precedió a la conferencia, el presidente del CUT, Julian Monrose, y el secretario general de la IE, Fred van Leeuwen, firmaron un Memorando de Acuerdo, que estipula que las actividades y los programas desarrollados en la región por la Internacional de la Educación serán gestionados por la Secretaría del CUT, ubicada en Santa Lucía.