Ei-iE

Sindicatos de la educación unen fuerzas con las autoridades públicas en los países nórdicos para luchar contra la pandemia del COVID-19

publicado 2020-03-27 actualizado 2020-04-01

En Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia, los educadores están utilizando canales de diálogo social bien desarrollados y tecnología de la información para ayudar a frenar la propagación del COVID-19.

Dinamarca: Asistencia en línea para los miembros del sindicato 

En Dinamarca, las organizaciones afiliadas a la Internacional de la Educación –Børne- og UngdomsPædagogernes Landsforbund, Danmarks Lærerforening, Dansk Magisterforening y Gymnasieskolernes Laererforening– han establecido páginas web informativas y de fácil acceso, centradas en los derechos de los educadores y que facilitan información práctica. Los recursos en línea ofrecen consejos relacionados con la salud y cómo interactuar con los niños. Ponen de relieve asimismo distintos medios que pueden utilizar sus miembros para seguir enseñando durante el cierre de las escuelas. Se incluyen enlaces a las páginas web de las autoridades educativas locales y de UNICEF, y se alienta a los miembros a seguir las recomendaciones oficiales relativas a la crisis del COVID-19.  

Finlandia: Diálogo sobre el aprendizaje a distancia, guarderías y deberes 

En Finlandia, el Gobierno decretó el estado de emergencia el 16 de marzo. El cierre de centros escolares de todo el país para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19 empezó el 18 de marzo y está previsto que continúe hasta el 13 de mayo. Las guarderías han permanecido abiertas pero se invita a los padres a que los niños se queden en casa en la medida de lo posible. Por otro lado, las personas con empleos críticos para el funcionamiento de la sociedad que tengan niños pequeños pueden recurrir a cuidados infantiles especialmente establecidos. También se conceden ajustes respecto a la cuarentena para estudiantes con necesidades particulares. 

Entre tanto la mayoría de la enseñanza se aporta ahora mediante enseñanza/aprendizaje a distancia. Es importante señalar que los educadores conservan sus salarios y sus derechos cuando optan por la enseñanza a distancia.  

Opetusalan Ammattijärjestö (OAJ) apoya plenamente la decisión del Gobierno al respecto y, de hecho, tomó parte en las discusiones con las autoridades antes de que se adoptase la decisión de cerrar las escuelas. Se mantiene un estrecho diálogo con el Gobierno, destacando dos cuestiones clave:  

  • La enseñanza a distancia requiere competencias, conocimientos y programas particulares, y una formación específica de los propios docentes. Aunque muchos docentes estaban ya familiarizados con la enseñanza a distancia, para otros ha supuesto una nueva experiencia. OAJ considera que los empleadores deben asegurarse de que todos los docentes dispongan de las competencias y el equipo adecuados para enseñar en estas circunstancias. 
  • En los convenios colectivos, los empleadores pueden definir dónde debería realizar su trabajo un docente. Algunas autoridades locales han establecido que los docentes dicten sus clases desde los locales escolares. Esto no es recomendable en la situación actual, y OAJ ha intentado convencer a los empleadores para que se permita a los docentes trabajar desde sus casas. Aunque en la mayoría de los casos se ha hecho, y los empleadores confían en sus docentes, no siempre es así. 

Además, la mayoría del personal de OAJ también recurre actualmente al teletrabajo. 

Noruega: Cooperación y comunicación 

Las tres organizaciones afiliadas a la Internacional de la Educación en Noruega –Forskerforbundet, Skolenes Landsforbund y Utdanningsforbundet– cooperan con el Gobierno y fueron consultadas antes de la adopción de los paquetes de crisis por el Parlamento. El personal educativo está bien protegido y (de momento) tiene garantizada su seguridad financiera. Todas las escuelas, guarderías y universidades están cerradas, como parte de las medidas de emergencia que durarán hasta el 13 de abril. 

Los sindicatos y sus miembros creen en la necesidad de estar unidos, generar confianza y demostrar responsabilidad social. Las comunicaciones son vitales y los sindicatos cooperan con el Ministerio de Educación y los empleadores para aportar asesoramiento profesional a los educadores. 

Estudiantes y docentes tienen además acceso a todo el equipo que necesiten y están recurriendo a plataformas educativas y basadas en las escuelas.  

Suecia: Combinación de escuelas abiertas y aprendizaje a distancia 

En Suecia, los sindicatos de la educación han centrado sus esfuerzos en poner de relieve el papel y la seguridad de sus miembros, teniendo en cuenta que en gran medida las escuelas permanecen abiertas. Aunque se ha dejado en manos de las autoridades locales recomendar el cierre de centros escolares, los sindicatos se han mostrado críticos al respecto, reclamando directrices a nivel nacional respecto a si las escuelas han de cerrar o permanecer abiertas.  

En secundaria y educación superior, se ha establecido la enseñanza/el aprendizaje a distancia y las instituciones educativas están cerradas.  

Las afiliadas de la Internacional de la Educación –Lärarförbundet, Lärarnas Riksförbund y Sveriges akademikers centralorganisation– proporcionan asimismo información actualizada sobre la situación, con enlaces al sitio web de la Dirección de educación (Skolverket).