Ei-iE

Un estudio advierte el impacto medioambiental del acuerdo comercial Canadá-UE

publicado 28 octubre 2010 actualizado 28 octubre 2010

Un informe publicado a finales de agosto advierte que un acuerdo global de libre comercio entre Canadá y la Unión Europea podría dar lugar al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, la privatización de los servicios de agua y perturbaría a las comunidades de las Primeras Naciones.

Preparado para la Comisión Europea como parte de una evaluación del impacto sobre la sostenibilidad del acuerdo global económico y comercial entre Canadá y la UE (CETA, por sus siglas en inglés), el estudio advierte: “Aun cuando el desarrollo puede crear puestos de trabajo y mayores ingresos, también puede perturbar las culturas tradicionales y afectar a la salud de la población a través del agua, el aire y la contaminación del suelo”.

El informe supone que un acuerdo comercial podría aumentar la inversión europea en las arenas petrolíferas de Alberta a pesar de la preocupación que existe sobre el impacto medioambiental que tendría un mayor desarrollo.

“Cuando el CETA contribuya a una mayor extracción e inversiones en las arenas de alquitrán, es probable que aumenten las emisiones de gases de efecto invernadero de Canadá”, asevera el informe.

El informe de la Comisión Europea dice poco acerca de los servicios de la educación, pero advierte que algunos de los servicios públicos serán vulnerables.

“El comercio entre Canadá y la UE podría permitir una mayor penetración de servicios de agua de la UE en Canadá”, indica el informe. “Esto podría provocar cambios en la gestión y el consumo del agua. El control público y la gestión de los recursos hídricos es un tema delicado en Canadá.”