Ei-iE

La educación de calidad amenazada por la nueva estructura de la Comisión Europea

publicado 15 septiembre 2014 actualizado 18 septiembre 2014

La política sobre educación y formación ha quedado gravemente dañada por la nueva Comisión Europea, sostienen el Comité Sindical Europeo de la Educación (CSEE) y la Internacional de la Educación (IE).

En una declaración publicada el pasado 11 de septiembre, la dirección del CSEE critica enérgicamente la eliminación de la cartera "Educación Técnica y Formación Profesional (ETFP), Erasmus+ y multilingüismo" de la Dirección General de Educación, Cultura, Juventud y Ciudadanía de la Comisión Europea, tal y como el Presidente electo Jean-Claude Juncker presentó al Comisario propuesto Tibor Navracsics.

El CSEE sostiene que esta decisión puede poner en peligro el logro de los objetivos de la Estrategia 2020 de la Unión Europea, el Marco Estratégico de Educación y Formación 2020 y el Comunicado de Brujas sobre una Cooperación Europea reforzada en materia de Educación y Formación Profesional para el periodo 2011-2020.

La división de la cartera en dos es una mala idea

La dirección del CSEE sostiene que el plan de Juncker no considera la Educación y la Formación de forma integral. La Dirección General de Educación, Cultura, Juventud y Ciudadanía perderá una parte de su influencia potencial al trasladar los sectores claves de "ETFP, Erasmus+ y multilingüismo" de la Dirección General de Educación a la Dirección General de Empleo, Asuntos Sociales, Capacidades y Movilidad Laboral.

En la declaración, el Director del CSEE, Martin Romer, señala que "El desarrollo profesional docente ha sido el tema central del Marco Estratégico ET2020, la Comunicación de la Comisión Europea Replantear la Educación, y numerosas conclusiones del Consejo". "Por lo tanto, la división de la educación y la formación entre dos Direcciones Generales planteará problemas considerables sobre la responsabilidad de la formación docente y su desarrollo profesional".

La dirección del CSEE también destacó el hecho de que la carta de misión de Juncker al Comisario propuesto Navracsics no menciona el papel fundamental de los socios sociales en la educación y la formación, ni el de la cooperación de la Dirección General de Educación con los socios sociales.