Ei-iE

Corea del Sur: Cuatro estudiantes se quitan la vida bajo el estrés de las pruebas

publicado 21 noviembre 2014 actualizado 26 noviembre 2014

Los recientes suicidios de cuatro estudiantes de secundaria de Corea del Sur han hecho, una vez más, que muchos se pregunten qué se puede hacer para resolver la cuestión de las tan exigentes pruebas de acceso a la universidad y de la abrumadora presión que se ejerce sobre los estudiantes.

El 13 de noviembre es un día que para siempre quedará marcado en rojo para los estudiantes de Corea del Sur; una fecha que para muchos de ellos podría decidir su futuro; una fecha que ejerce una presión extrema sobre los jóvenes. La prueba anual de acceso a la universidad, conocida como Su-neung, que determina a qué universidad podrá asistir un estudiante, es tan importante que a los aviones se les prohíbe volar por el espacio aéreo de la península coreana durante la tercera fase de la prueba que corresponde a los exámenes de Inglés.

Las expectativas y las presiones de las pruebas de este año fueron demasiado para cuatro estudiantes, que durante los días previos y posteriores a esta importante prueba se quitaron la vida.

Las últimas muertes representan un problema mucho más importante en la cuarta economía más grande de Asia, que ha detentado durante los últimos ocho años el mayor número de suicidios del mundo. Los datos muestran que más de 14.000 surcoreanos acabaron con sus vidas en 2012, y que el suicidio es la primera causa de muerte en las personas con edades comprendidas entre los 10 y los 30 años.

Una encuesta realizada entre los jóvenes de Corea del Sur, a principios de este año, reveló que más del 40 por ciento de los encuestados declararon que las presiones académicas y la incertidumbre sobre el futuro fomentan la depresión y los pensamientos suicidas. En 2011, la tasa de suicidio en las personas de edades comprendidas entre los 15 y los 24 años se situó en 13 muertes por cada 100.000.

El problema del suicidio se da en todas las edades en la sociedad surcoreana, pero se atribuye de manera destacada a la presión social por entrar en las mejores universidades, encontrar los mejores puestos de trabajo, mejorar la apariencia y conseguir el mejor matrimonio.