Ei-iE

Cumbre sobre Fiscalidad Laboral Mundial: una fiscalidad más justa para una educación de calidad

publicado 23 septiembre 2015 actualizado 24 septiembre 2015

La Internacional de la Educación estuvo representada durante la Cumbre sobre Fiscalidad Laboral Mundial, donde se insistió en que la actual laxitud fiscal es una de las principales causas de las crecientes desigualdades y de la falta crónica de financiación de los servicios públicos en nuestras sociedades.

"¿Qué podemos hacer para que los impuestos sean atractivos?", preguntó George Turner, periodista y director de Finance Uncovered, el pasado 16 de septiembre durante la cena de inauguración de la Cumbre, celebrada en Ginebra, Suiza, los días 17 y 18 de septiembre, a raíz de una iniciativa conjunta de la Internacional de Servicios Públicos y la Fundación Friedrich Ebert.

Se suele decir que los impuestos son el precio que pagamos por vivir en una sociedad civilizada. Sin embargo, cuando vemos a las multinacionales poner en práctica todos los trucos habidos y por haber para evadir impuestos y a los políticos intentando ser elegidos con la promesa de reducir los impuestos, nos preguntamos adónde quieren llevarnos nuestras élites políticas y económicas, dijo Richard Langlois, economista y consultor de la Internacional de la Educación.

Según él, mientras los contables más creativos de los grandes gabinetes hablan de optimización fiscal, escándalos financieros como el de Luxembourg Leaks (o "Lux Leaks") —que estalló en noviembre de 2014 y que reveló el contenido de centenares de acuerdos fiscales que los gabinetes de auditoría habían firmado con el fisco de Luxemburgo en nombre de numerosos clientes internacionales— nos revelan la punta del iceberg de una evasión fiscal practicada a gran escala por parte de los actores mundiales más poderosos.  Asimismo, insistió en que la presión de la sociedad civil ha obligado a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico a abordar el problema y progresar tímidamente hacia la búsqueda de soluciones.

"¿Es que todavía hay alguien que cree que son los obstáculos técnicos los que retrasan los esfuerzos por acabar con la evasión y los paraísos fiscales?", preguntó Langlois. A esas personas, dijo, la Cumbre les ha demostrado de un modo sorprendente que existen soluciones técnicas y que sólo la falta de voluntad política explica la actual desidia en materia fiscal.

Por eso, la IE continuará por la vía de la información, de la sensibilización y de la movilización junto con los otros actores de la sociedad civil que luchan por una fiscalidad más justa.