Ei-iE

La Organización Internacional del Trabajo advierte que debemos prepararnos para más austeridad en 2016

publicado 10 noviembre 2015 actualizado 16 noviembre 2015

Un inquietante segundo ajuste y sus consecuentes medidas de austeridad se espera que se pongan en marcha a principios de 2016 afectando a 132 países, la mayoría en el mundo en desarrollo, según muestra la actualización anual sobre austeridad de la Organización Internacional del Trabajo.

De acuerdo con el nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que analiza las tendencias financieras de 187 países de 2010 a 2020, la austeridad va a mostrar su cara una vez más en 2016. Las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) muestran que un segundo periodo de reducción de gasto a nivel global está a punto de comenzar el próximo año. En general, se espera que las reducciones presupuestarias impacten al producto interior bruto (PIB) de 132 países.

Una de las principales conclusiones es que el mundo en desarrollo se va a ver severamente afectado. En total se prevé que 81 países en desarrollo, como término medio, recortarán su gasto público frente a 45 países de altos ingresos. Se espera que la reducción de gastos impacte a más de dos tercios de países en un año, afectando a más de seis mil millones de personas o cerca del 80% de la población mundial en 2020.

En cuanto a las medidas de austeridad, un examen teórico de los recientes informes nacionales del FMI indica que los gobiernos están considerando diferentes medidas de ajuste, tales como recortes salariales y/o límites máximos en los costes salariales en áreas como educación, salud y otros sectores públicos (en 130 países); reformas de las pensiones (en 105 países) o reformas del sistema sanitario (en 56 países).

Numerosos gobiernos están también considerando, en relación a los ingresos, medidas que pueden afectar negativamente a la población más vulnerable, principalmente mediante la introducción o ampliación de los impuestos al consumo, como impuestos sobre el valor añadido (en 138 países), o la privatización de bienes y servicios del Estado (en 55 países).

Las proyecciones del modelo global de políticas de las Naciones Unidas indican que los recortes previstos afectarán negativamente al PIB y al empleo en todas las regiones. En comparación con un escenario de referencia sin una reducción del gasto, el PIB global se establece en un 5,5% más bajo en 2020, con la consecuente pérdida neta de 12 millones de puestos de trabajo. Asia oriental y el África subsahariana serán las regiones más afectadas.

“No tiene por qué ser una década de ajustes”, señaló en el documento Isabel Ortiz, directora del Departamento de Protección Social de la OIT. Otras cuestiones en el documento se refieren a si la trayectoria de reducción fiscal proyectada - en términos de tiempo, alcance y magnitud- así como las medidas específicas de austeridad que están siendo consideradas son propicias para una recuperación socioeconómica y para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que la mayoría de los países acordó recientemente. También anima a los políticos a reconocer los altos costes humanos y de desarrollo en estrategias de ajuste mal diseñadas y a considerar políticas alternativas que apoyen una recuperación para todos/as.

Puede leer un resumen del “The Forthcoming Adjustment Shcok” en este enlace, y el documento de trabajo completo “The Decade of Adjustment: A Review of Austerity Trends 2010-2020 in 187 Countries” en este enlace.