Ei-iE

La educación de calidad habla muchos idiomas

publicado 19 febrero 2016 actualizado 8 marzo 2016

Este año, el Día Internacional de la Lengua Materna Day pone de relieve que el aprendizaje de la lengua materna no sólo es crucial para lograr la educación de calidad y la diversidad lingüística, sino que además reviste gran importancia para avanzar en la aplicación de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

Según el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo de la UNESCO, la enseñanza en la lengua materna y la educación de calidad están estrechamente relacionadas, ya que los datos hablan por sí mismos: se estima que el 40% de la población mundial no recibe educación en una lengua que hable o entienda. Es por ello que el tema del Día Internacional de la Lengua Materna de 2016 es Educación de calidad, lengua(s) de instrucción y resultados del aprendizaje.

“El uso de las lenguas maternas en el marco de un enfoque plurilingüe es un componente esencial de la educación de calidad, que es la base para empoderar a las mujeres y a los hombres y a sus sociedades”, señaló Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, en una declaración publicada en línea.

Conforme el influjo de refugiados continúa aumentando con el conflicto sirio, y los países de destino se esfuerzan para integrar a los niños en las aulas, la importancia de la lengua materna está teniendo un enfoque internacional renovado. No obstante, en todo el mundo innumerables culturas se enfrentan a una lucha cotidiana para intentar preservar sus lenguas nativas.

El multilingüismo resulta esencial para los nuevos ODS

En la nueva Agenda 2030, el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 se centra en la educación de calidad y el aprendizaje a lo largo de toda la vida para todos, con objeto de que cada mujer y cada hombre puedan adquirir las aptitudes, los conocimientos y los valores necesarios para su plena inclusión y participación en la sociedad. Esto es algo especialmente importante para mujeres y niñas, así como para las minorías, los pueblos indígenas y las poblaciones rurales. Así queda reflejado en el Marco de Acción para la Educación 2030 de la UNESCO, que incluye una hoja de ruta para la aplicación de la Agenda 2030 en la que se fomenta el pleno respeto hacia el uso de la lengua materna en la enseñanza y el aprendizaje, así como la promoción y preservación de la diversidad lingüística.