Ei-iE

Reino Unido: Los sindicatos sostienen que la fórmula nacional de financiación se queda corta

publicado 19 diciembre 2016 actualizado 20 diciembre 2016

Los sindicatos de la educación han reaccionado con fuerza al anuncio de la Secretaria de Educación del Reino Unido sobre una consulta en torno al sistema de financiación escolar en Inglaterra, dado que, según estos, las propuestas del gobierno no abordan las desigualdades en el acceso a la educación y muchas escuelas perderán parte de su financiación.

NASUWT: Es necesario afrontar las desigualdades en el acceso

"El retraso en la publicación de la consulta sobre la fórmula nacional de financiación escolar indica que incluso el gobierno reconoce el alcance del desafío que plantea crear una fórmula de financiación que permita a las escuelas garantizar los derechos educativos de todos los niños y los jóvenes", señaló Chris Keates, Secretaria de la National Association of Schoolmasters Union of Women Teachers(NASUWT).

"Un desafío clave al que se enfrenta el gobierno a la hora de garantizar un sistema de financiación justo es la herencia que nos han dejado los últimos seis años de austeridad económica equivocada, que ha ido en detrimento de las escuelas y el alumnado", añadió. El gobierno tiene que ser capaz de demostrar que sus propuestas de reforma se adecuan a los objetivos. Y también debe ganarse la confianza de las escuelas, el profesorado y el público general, en el sentido de que son las propuestas apropiadas en las circunstancias actuales, añadió Keates.

Una prueba clave para las propuestas de financiación del gobierno es si apoyarán a las escuelas a afrontar las graves desigualdades de acceso a la educación. "Un peligro real" de las propuestas de la fórmula nacional de financiación del gobierno es que reducirán o eliminarán un apoyo que es esencial para los estudiantes de entornos más pobres y los de familias que apenas consiguen mantenerse. "NASUWT evaluará la fórmula nacional de financiación en cuanto a su contribución a construir un país más justo y más equitativo que funcione para todos", dijo.

NUT: Un daño prolongado

El National Union of Teachers(NUT) también considera que los cambios en el sistema de financiación escolar propuestos por el gobierno no empiezan por abordar el problema clave de las escuelas, es decir, la imposición por parte del gobierno de los recortes en términos reales más importantes de toda una generación. "La financiación no puede ser "justa" si no es suficiente", dijo el Secretario General de NUT, Kevin Courtney. "Incluso las escuelas que se beneficiasen del nuevo sistema probablemente verían esos beneficios más que contrarrestados por los recortes reales de la financiación escolar general", dijo.

NUT ha señalado al gobierno que debe apoyar cualquier fórmula de financiación nueva con una inversión complementaria que garantice un incremento real para las escuelas, de modo que los tan necesitados incrementos para las escuelas de algunas zonas no procedan de los recortes a escuelas de otras zonas.

"Ninguna escuela puede permitirse perder financiación sin que ello afecte a las expectativas vitales de los niños" dijo Courtney. "Si continúa en la dirección que ha tomado actualmente, el gobierno provocará un daño prolongado al futuro de nuestros niños". De hecho, la falta de una nueva financiación significativa está poniendo en peligro las posibilidades de una educación para todos de calidad.

Según prevé NUT, en términos reales, el 90 % o más de las escuelas saldrán peor paradas incluso después de la reforma educativa, incluyendo muchas escuelas de las zonas más desfavorecidas."La decisión que se ha tomado hoy de redistribuir la financiación sin aportar una inversión complementaria para proteger a algunas escuelas de recortes incluso mayores, demuestra que al gobierno no le preocupa realmente del impacto de su política de financiación", concluyó Courtney.