Ei-iE

Positivo en derechos

publicado 16 enero 2009 actualizado 16 enero 2009

El programa EPT-SIDA de la IE, que vincula la Educación para Todos con la educación sobre el VIH/SIDA, está activo ahora en 50 países de África, Asia, América Latina y el Caribe.

La protección de los derechos de los docentes y estudiantes que viven con el VIH cobra tanto protagonismo en el programa como la educación para prevenir la infección por el VIH. Evidentemente, los docentes que viven con el VIH se enfrentan a más problemas y de mayor magnitud que los que sufren sus colegas. “La situación es peor para nuestros colegas infectados por el VIH o el SIDA, dado que los costes médicos son prohibitivos en relación a los exiguos salarios del personal docente”, afirma Tendai Chikowore, presidenta de la Asociación de Docentes de Zimbabue, ZIMTA. Conseguir que el tratamiento sea asequible es uno de los retos pendientes para garantizar que los docentes reciban la ayuda que necesitan para trabajar con éxito y vivir de forma positiva.

El Programa EPT-SIDA no sólo promueve el derecho de estos docentes a acceder a la prevención, el tratamiento y los cuidados contra el VIH, sino también su derecho a trabajar sin ser discriminados. Los docentes tienen derecho a seguir trabajando y compartiendo sus conocimientos y su experiencia, independientemente de que estén o no infectados por el VIH. Resulta fundamental desarrollar una respuesta global para los docentes seropositivos, no solamente para el bienestar de estos docentes en particular sino por el bien del sector de la enseñanza en su conjunto. Mientras no se aborde de forma apropiada el impacto del VIH y del SIDA en el sector de la educación, no conseguiremos alcanzar los objetivos de la Educación para Todos (EPT).

Las redes de docentes seropositivos constituyen un poderoso aliado en la lucha contra el VIH y el SIDA. La asociación de docentes seropositivos de Kenia (KENEPOTE) fue creada por dos profesores seropositivos hace más de cinco años. En la actualidad es una organización que prospera, con más de 3.000 miembros. El exitoso grupo de docentes kenianos, que tuvo unos inicios humildes, sirve de inspiración para otras redes en expansión, como el grupo de acción ugandés contra el SIDA (Ugandan Teacher Anti-AIDS Action Group o TAAG) y la iniciativa tanzana de docentes seropositivos (Tanzania Positive Teachers’ Initiative o TAPOTI+), así como para otras iniciativas nuevas en Namibia, Zambia y Zimbabue.

Colaborar con estas redes y a través de ellas puede ser para los sindicatos una manera eficaz de mejorar su apoyo a los docentes seropositivos. Del mismo modo, las redes que son integradas en la estructura sindical pueden movilizar a miembros y recursos para sus actividades.

Los sindicatos que participan en el Programa EPT-SIDA en Uganda, Kenia y Zambia coordinan con las redes de docentes seropositivos para impulsar el acceso al tratamiento, impartir seminarios y poner en marcha políticas relativas al lugar de trabajo.

La elaboración de políticas relativas al VIH y SIDA en entorno laboral ha supuesto un importante paso en la lucha por los derechos de los docentes que viven con el VIH. Convertir la política en práctica y asegurarse de que los docentes obtienen resultados en sus aulas continúa siendo todo un reto, pero hay que conseguirlo.

La participación de personas infectadas por VIH y SIDA hace que el Programa EPT-SIDA sea más fuerte y pertinente.

Como dice Margaret Wambete, de KENEPOTE: “Los docentes seropositivos son parte de la solución, y no un problema, para combatir el VIH/SIDA en el sector de la educación”.

Por Julie Kavanagh. Julie Kavanagh es asistente profesional del Programa EPT-SIDA en la Unidad de Solidaridad y Desarrollo de la IE.

Este articulo fue publicado en Mundos de la Educación, No. 28, diciembre 2008.