Ei-iE

Conclusiones de Fred van Leeuwen, secretario general de la IE, en el Seminario de alto nivel acerca del impacto de la crisis económica en la educación en Europa Central y Oriental

publicado 4 septiembre 2009 actualizado 4 septiembre 2009

El seminario se celebró en Varsovia, del 2 al 4 de septiembre de 2009.

Estimados colegas:

Durante los últimos dos días hemos debatido, compartido experiencias e ideas, y desarrollado propuestas con respecto al impacto de la crisis económica y financiera en el sector educativo.

Si hay una conclusión que podemos sacar de inmediato es que la crisis está afectando mucho a esta región y es probable que esto continúe. Debemos encontrar las maneras y los medios para enfrentar la situación de forma colectiva y ejercer nuestra influencia para mitigar y reducir los efectos.

Las sesiones del jueves nos ayudaron a identificar de manera clara las diferentes tendencias y aspectos preocupantes del impacto sobre nuestros sistemas educativos y sobre nuestra profesión. Nuestros gremios tienen que desempeñar una función esencial no sólo para proteger los intereses de nuestros miembros y la profesión docente en general, sino también para defender el derecho a la educación, para garantizar que los adelantos que se han conseguido hasta ahora con el fin de lograr una educación primaria universal no se debiliten con las políticas desfavorables a corto plazo y con los recortes actuales implementados por los gobiernos.

Debemos reafirmar y defender en todo lugar que la educación es una de las inversiones más redituables que cualquier país puede hacer para garantizar el crecimiento y desarrollo económico futuros.

La educación es una pieza fundamental de la reactivación. La educación de buena calidad brinda a las personas las habilidades y el conocimiento necesarios para conseguir empleo y aumentar sus ingresos, que, en las circunstancias adecuadas, tendrá un impacto real en la disminución de la pobreza en general y en la estimulación del crecimiento económico a nivel nacional.

A medida que el desempleo aumenta en general, los gobiernos deben garantizar una inversión permanente en el sector educativo. La financiación pública de la educación es esencial para garantizar la igualdad y la equidad.

Sistemáticamente se han informado recortes, paralización de la contratación de docentes, despidos de docentes, reducciones de sueldos y beneficios relacionados, y deterioro de los entornos de aprendizaje de todos los estudiantes. Todas estas reducciones conducirán a proporciones más altas de alumnos por docente, dañarán la calidad de la educación y aumentarán la tasa de fracaso escolar e, incluso, producirán un aumento en el trabajo infantil.

Ayer se demostró que la cantidad de niños inscritos en las escuelas primarias está disminuyendo en todo el mundo y, simplemente, no podemos aceptar esta situación. Sacrificar el futuro de una generación de niños y no brindarles a los adultos las posibilidades de capacitación y mejora de las habilidades para ayudarlos a encontrar nuevos trabajos y contribuir al desarrollo de la sociedad es totalmente inaceptable para nosotros.

Esta mañana, durante los talleres y la última sesión sobre la estrategia, hemos destacado la importancia de desarrollar nuestra propia capacidad, de emprender nuestra propia búsqueda para responder a la crisis de una manera más creíble y coherente.

Hemos tomado nota de sus necesidades y continuaremos trabajando intensamente en nuestra campaña "Manos a la obra por la educación". Crearemos un documento de la estrategia como complemento de nuestras hojas informativas, a fin de ofrecer un ejemplo a otras regiones. Continuaremos con nuestro trabajo enfrentando los desafíos de la crisis, por ejemplo, en América Latina y en Asia durante las próximas semanas. A finales de septiembre habrá una conferencia regional en San Pablo y, a finales de octubre, una en Bangkok. Con nuestros miembros, trataremos los mismos problemas que abordamos en los últimos días.

Es importante destacar que, con nuestros socios en el movimiento sindical mundial, continuaremos abogando por la reforma de las instituciones financieras internacionales y por la flexibilización de las severas condiciones que todavía se imponen a los préstamos para los países.

Estamos enfrentando los problemas, pero creo firmemente en el valor de los intercambios que hemos tenido. Creo que podemos irnos de Varsovia mejor preparados para ponernos de pie todos juntos, hacer frente a los verdaderos desafíos que se nos presentan y actuar con energías y convicciones renovadas. Esta crisis es un problema mundial que exige soluciones mundiales. Como Nelson Mandela dijo una vez: "La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo". Creo que esta realidad es un razonamiento muy eficaz en nuestra defensa, a escala nacional, regional y mundial, y con él no podemos fracasar.