Ei-iE

Albania: Proyecto conjunto para reconstruir y reforzar el sistema educativo después de una catástrofe natural

publicado 17 febrero 2021 actualizado 26 febrero 2021

Dos sindicatos educativos de Albania lanzaron un proyecto para priorizar la educación después de un desastre natural. La iniciativa se inspiró en lo aprendido tras el fuerte terremoto que tuvo lugar en 2019.

El Independent Trade Union of Education of Albania (Sindicato Independiente de Educación de Albania, SPASH) y la Trade Union Federation of Education and Science of Albania(Federación de Sindicatos de Educación y Ciencia de Albania, FSASH) anunciaron el inicio de las actividades de su proyecto conjunto “Priorizar la educación después de una catástrofe natural”.

La puesta en marcha de estas actividades contó con la financiación del Fondo de Solidaridad de la Internacional de la Educación. Numerosos afiliados hicieron aportaciones al Fondo cuando la Internacional de la Educación lanzó una llamada a la acción urgente en favor de sus afiliados albaneses después del terremoto de magnitud 4,6 que asoló Albania el pasado 26 de noviembre.

El SPASH y la FSASH dieron a conocer este proyecto en una conferencia celebrada el 9 de septiembre en Vora, una ciudad próxima al epicentro del terremoto y que este destrozó. La implementación de estas actividades, que se acordó el 23 de marzo, ha sufrido retrasos por culpa de la pandemia de COVID-19.

Escuelas más seguras y perspectivas diferentes

Los dos sindicatos de educación organizaron cuatro talleres de un día de duración en un periodo de tres meses en las zonas afectadas. En cada taller participaron 25 personas residentes en dichas áreas. En estos eventos se repartieron folletos con información sobre ambos sindicatos e instrucciones sobre distintas situaciones de emergencia; además, se pidió a los participantes que los compartieran con sus compañeros de trabajo.

Entre los participantes hubo representantes de las autoridades educativas locales y del Ministerio de Educación. Estos últimos tuvieron la oportunidad de ver la realidad desde el punto de vista del profesorado para darse cuenta de la necesidad de tomar medidas e invertir en escuelas más seguras.

Temáticas de los talleres

Algunos de los temas que se trataron en los talleres:

  • Cómo actuar en clase en caso de emergencia, sobre todo, ante un terremoto
  • Cómo tratar a los estudiantes en situaciones de emergencia
  • Cómo reducir los traumas de alumnado y profesorado en estos casos
  • La vuelta a las aulas después de una catástrofe natural o terremoto en entornos escolares seguros
  • El impacto de los desastres naturales en la educación

Objetivos

Los objetivos con los que se organizaron estos talleres fueron los siguientes:

  • Informar al profesorado y al equipo de gestión escolar para que cuenten con la preparación necesaria a la hora de gestionar situaciones de crisis, especialmente, desastres naturales
  • Consolidar el vínculo entre docentes y sus sindicatos
  • Reforzar la relación entre sindicatos educativos y autoridades locales de educación y establecer sistemas de cooperación con distintas partes implicadas para destacar el papel de la educación en caso de catástrofe natural
  • Difundir estas actividades entre docentes e implicar a este colectivo para que colabore en las tareas organizativas
  • Preparar una propuesta de modificación del currículum escolar para el curso 2020-2021. Las conclusiones extraídas de estos talleres se utilizarán para redactar propuestas que se trasladarán al Ministerio de Educación.

Antecedentes

El 26 de noviembre 2019, Albania sufrió el terremoto de mayor intensidad en su territorio de los últimos 40 años. Además de pérdidas humanas (fallecieron como mínimo 51 personas, incluidos menores), se produjeron daños significativos en edificios e infraestructuras.

Las afiliadas nacionales de la Internacional de la Educación notificaron que unas 1000 personas resultaron heridas, 6000 edificios sufrieron daños y unas 9000 personas perdieron su hogar.

El gobierno albanés declaró que al menos 60 centros escolares eran lugares inseguros.

El SPASH y la FSASH crearon una Junta de emergencias colaborativa para supervisar la situación y establecer un fondo que proporcionaría asistencia inmediata al estudiantado y el profesorado afectados. Debido a la escasez de recursos del sindicato, dicho fondo no cubrió todas las necesidades detectadas. Los sindicatos explicaron que habían necesitado ayuda para formar a los equipos docentes de modo que aprendieran a tratar con estudiantes con traumas y a trabajar con materiales para la docencia y el aprendizaje.