Ei-iE

Irán: Alto a la ejecución del académico iraní Ahmadreza Djalali

publicado 25 noviembre 2020 actualizado 30 noviembre 2020

La Internacional de la Educación ha vuelto a expresar su más profunda preocupación por la sentencia de muerte para el Dr. Ahmadreza Djalali, médico, catedrático e investigador iraní-sueco de medicina de urgencias. Según Amnistía Internacional, el Dr. Djalali ha sido trasladado al régimen de aislamiento en la prisión de Evin y las autoridades le han comunicado que su ejecución es inminente.

El Dr. Djalali fue detenido sin una orden judicial el 25 de abril de 2016 por agentes del Ministerio de Inteligencia y sometido a actos de tortura para hacerle "confesar" que era un espía. Ha sido condenado por cargos falsos de “difundir la corrupción en la Tierra” y sentenciado a muerte tras un juicio injusto celebrado ante la Sección 15 del Tribunal Revolucionario de Teherán, donde sus derechos más fundamentales de defensa han sido sencillamente ignorados.

El Dr. Djalali ha permanecido en la prisión de Evin desde su detención. A pesar de que su salud se está deteriorando gravemente debido a las condiciones de detención en las que se encuentra, se le deniega casi sistemáticamente el acceso a una atención médica adecuada. La Internacional de la Educación considera que este trato infringe la prohibición absoluta estipulada por el derecho internacional en virtud de la cual nadie será sometido a tratos crueles, inhumanos o degradantes.

La Internacional de la Educación y la comunidad mundial de docentes han exigido la intervención inmediata del ayatolá Sayed Ali Khamenei a favor del Dr. Ahmadreza Djalali e instado a las autoridades iraníes a:

  • Anular la sentencia de muerte impuesta al Dr. Ahmadreza Djalali y dejarlo en libertad de manera inmediata e incondicional.
  • Asegurarse de que tenga acceso a un profesional de la salud cualificado que pueda brindarle la atención médica que necesita;
  • Garantizar que disponga de acceso periódico a un abogado de su elección y a su familia, así como a facilidades para comunicarse con las personas que viven en el extranjero;
  • Velar por que se lleve a cabo una investigación independiente y eficaz sobre sus denuncias de tortura y sobre las "confesiones" obtenidas bajo coacción.

Mientras tanto, la Internacional de la Educación seguirá supervisando de cerca la situación de los derechos humanos y sindicales del personal docente y académico en Irán.

El artículo redactado por Amnistía Internacional sobre el Dr. Djalali está disponible aquí.