Ei-iE

Credit: photo Rahmatullah Alizadah / Xinhua / ISOPIX.be
Credit: photo Rahmatullah Alizadah / Xinhua / ISOPIX.be

Afganistán: El régimen talibán socava la educación, la paz y los derechos humanos, y la Internacional de la Educación y sus organizaciones miembros intensifican sus acciones

publicado 25 mayo 2022 actualizado 21 junio 2022

El Afghanistan Teachers’ Rights Observatory (ATRO) de la Internacional de la Educación, que se pondrá en marcha en septiembre de 2022, es la última de una serie de medidas contundentes emprendidas que demuestran la solidaridad de la comunidad educativa mundial con los docentes y las poblaciones afganas, que se enfrentan a grandes dificultades bajo el gobierno de los talibanes.

ATRO, una herramienta de seguimiento e incidencia

En abril de 2022, la Internacional de la Educación y el National Teacher Elected Council (NTEC) acordaron la creación de ATRO, cuyas metas y objetivos consisten en:

  • Supervisar, documentar, evaluar e informar acerca de la situación sobre el terreno en Afganistán, lo que comprende: El pago o impago de los salarios y las condiciones de trabajo del personal docente; las violaciones de los derechos humanos, laborales y sindicales, con especial atención a la igualdad de género; el acceso de las niñas a la educación; las restricciones a las docentes – así como el código de vestimenta y dónde pueden o no pueden impartir docencia; la seguridad y el bienestar psicosocial de las docentes; y el cumplimiento por parte del plan de estudios de los estándares de los ODS (inclusivo, basado en la evidencia)
  • Empoderar, apoyar y desarrollar la capacidad de NTEC
  • Elevar la voz del personal docente afgano mediante la recopilación y el intercambio de historias y testimonios de docentes en asociación con NTEC
  • Utilizar la evidencia recopilada para la incidencia a nivel nacional y mundial

Los resultados esperados de ATRO son los siguientes:

  • Mayor defensa de los derechos del personal docente, los derechos laborales y humanos del alumnado (especialmente de las niñas), tanto a nivel nacional como internacional
  • Mayor influencia, visibilidad y estatus para NTEC a nivel nacional con una mejora de la protección de los miembros para todos los sectores de la educación
  • La publicación de un informe de seguimiento semestral
  • La elaboración y difusión de boletines de información bimensuales
  • La recopilación de una base de datos desglosada de violaciones de derechos, en particular sobre: los derechos educativos– acceso, igualdad de género, pedagogía y plan de estudios; los derechos humanos, con especial atención a la igualdad de género; y los derechos laborales

La puesta en funcionamiento y la aplicación a nivel nacional será llevada a cabo por NTEC.

Movimiento de solidaridad internacional para docentes y sindicalistas afganos

ATRO ha sido creado tras una serie de otras iniciativas emprendidas por la Internacional de la Educación y las organizaciones miembros que intensificaron su apoyo a los docentes y sindicalistas afganos después del regreso de los talibanes al poder.

El 2 de mayo, la Internacional de la Educación y dos de sus afiliadas francesas, el Syndicat général de l'Éducation nationale-CFDT Travail (SGEN-CFDT) y la Fédération de la Formation et de l'Enseignement privés-CFDT (FEP-CFDT), asistieron a la conferencia sindical internacional sobre derechos humanos en Afganistán organizada por la Confederación Sindical Internacional (CSI) y tres confederaciones sindicales francesas, la Confédération française et démocratique du Travail (CFDT), la Confédération générale du Travail (CGT) y Force Ouvrière (FO).

La Internacional de la Educación hizo un balance de la catastrófica situación en la que se encuentran la democracia y la educación en Afganistán bajo el régimen de los talibanes. Asimismo, reiteró su compromiso y solidaridad con los y las sindicalistas afganos que, a pesar de estar en el exilio en Francia, siguen luchando para lograr un futuro mejor para su país.

La Internacional de la Educación acogió con satisfacción el intenso trabajo conjunto realizado hasta el momento con la CSI sobre el tema de Afganistán, además de agradecer la formidable labor desempeñada desde hace algunos meses por las confederaciones francesas ante el Ministerio de Europa y de Asuntos Exteriores para evacuar a los y las militantes sindicales y a sus seres queridos del país.

Llamamiento a la acción urgente de la Internacional de la Educación

El 14 de diciembre de 2021, la Internacional de la Educación ya había enviado un llamamiento a la acción urgente con respecto a “la situación crítica que se ha estado desencadenando en Afganistán” y pidiendo la solidaridad de las afiliadas a fin de:

  1. Apoyar a los miembros afganos de la Internacional de la Educación que atraviesan grandes dificultades;
  2. Respaldar los esfuerzos de rescate y reasentamiento de los y las militantes sindicales docentes de las organizaciones miembros afganas que se encuentran bajo amenaza; y
  3. Presionar a sus gobiernos para que apoyen los esfuerzos de reubicación y garanticen que la ayuda humanitaria comprenda la educación y los derechos de las mujeres y las niñas.

La Internacional de la Educación señaló además que “los talibanes, que tomaron el poder a principios de este año, están revirtiendo décadas de progreso en los derechos humanos y educativos y atacando escuelas e instituciones educativas a fin de obstaculizar la educación de las niñas y acabar con la participación de las mujeres. De 1996 a 2001 se prohibió a niñas y mujeres de casi todos los ámbitos laborales, el derecho al voto y el acceso a la educación. […] A pesar de las recientes garantías por parte de los talibanes, las organizaciones miembros de la IE en Afganistán informan que la situación está empeorando para las docentes y las estudiantes, especialmente las niñas”.

“Las escuelas nunca deben ser blanco de terrorismo o violencia”

El Consejo Ejecutivo de la Internacional de la Educación, reunido el 2 de diciembre de 2021, también adoptó una resolución en la que reiteró en particular que “las escuelas nunca deben ser blanco de terrorismo o violencia” y que “la educación es un derecho humano fundamental y la adhesión a la Declaración Universal de Derechos Humanos es fundamental para promover sociedades inclusivas, no discriminatorias y pacíficas”.