Ei-iE

Swazilandia: Un sindicato exige que se restituya a los 1.200 docentes despedidos

publicado 5 marzo 2012 actualizado 8 marzo 2012

La Swaziland National Association of Teachers (SNAT), afiliada nacional a la IE, ha condenado la decisión de las autoridades de despedir por reducción de plantilla a 1.200 docentes de primaria debido a la crisis financiera que está azotando el Reino.

Esta decisión es totalmente contradictoria con la política educativa nacional seguida anteriormente. El año pasado, Swazilandia incluyó en su plantilla a 3.000 docentes con contratos de un año renovables, con la promesa de convertirlos en contratos indefinidos.

Una situación alarmante “Nos hemos reunido con el Gobierno para informarle sobre esta alarmante situación” ha afirmado Muzi Mahlanga, Secretario General de la SNAT. "La SNAT ha instado al Gobierno a restituir a todos los docentes en sus puestos. Si las autoridades no responden a nuestra demanda, lanzaremos un llamamiento a la acción masiva, cerrando escuelas o reduciendo las actividades".

Reivindicación de una mayor inversión financiera La Coordinadora Regional Principal de la IE para la región de África, Assibi Napoe, ha declarado que: "La IE nunca sacrificará la educación sobre el altar de la crisis. Nosotros consideramos que la educación es la respuesta a la crisis económica y financiera actual. Por eso, instamos a las autoridades de Swazilandia a que cumplan sus promesas, restituyan a los docentes despedidos y les ofrezcan una formación adecuada. Para tener ciudadanos cultos, capaces de realizar una contribución provechosa a su sociedad, es necesario realizar una inversión financiera considerable en una educación pública de calidad".

La SNAT encabezó las protestas contra el Rey Mswati III, el último monarca absoluto del África Subsahariana. Mswati III lleva un estilo de vida lleno de lujos, mientras siete de cada diez de sus súbditos viven en una pobreza total y ganan menos de 2 dólares al día.

Además, el Gobierno de Swazilandia no ha cumplido sus promesas de permitir que los niños accedan a una educación primaria gratuita o apoyar a los huérfanos del SIDA para que puedan ir a la escuela.