Ei-iE

Nepal: fortaleciendo a los sindicatos

publicado 29 noviembre 2012 actualizado 10 diciembre 2012

Justicia social e igualdad de género fueron dos de las cuestiones que se abordaron en el taller “Reavivar la cooperación sindical para fortalecer la voz de los docentes”, organizado por la IE para sus organizaciones miembros nepalíes del 10 al 12 de octubre.

Los 31 participantes de la Asociación Nacional de Docentes de Nepal (NNTA) y la Asociación de Docentes de Nepal (NTA) discutieron asimismo de la educación de las niñas, y participaron en cursos y talleres sobre los derechos de las mujeres y sobre las mujeres en el liderazgo sindical, aprendiendo cómo promover la inclusión y la equidad mediante la consolidación de instrumentos legales; cómo luchar contra la inestabilidad social; la importancia de designar a más mujeres docentes; de crear escuelas adaptadas a las necesidades de las niñas; y de incrementar la participación de las mujeres en las estructuras de toma de decisiones en la sociedad en general.

Actividad de desarrollo de capacidades

Los participantes también reconocieron la necesidad de desarrollar las capacidades de los sindicatos de docentes.

Indicaron que el hecho de disponer de competencias insuficientes en la negociación colectiva es causa de la incapacidad para ejercer los derechos sindicales de los docentes, para presentar los problemas educativos ante las autoridades, para poder ejercer una influencia proactiva en las cuestiones de políticas, y para unir al movimiento de docentes y desarrollar un profesionalismo entre los docentes.

Educación pública de calidad para todos y todas

Los miembros de los sindicatos admitieron que la calidad de la educación exige un entorno de calidad, una inversión de calidad y maestros de calidad.

Lamentaron el hecho de que la política educativa nepalí sea re-activa, venga determinada por las necesidades inmediatas y esté orientada a los donantes. Se basa en los resultados de exámenes y no está disponible ni es apta para todos.

Además se opone a la participación de los sindicatos. Así pues, declararon que la política educativa ha de enfocarse en las competencias, ser vocacional y científica, estar a disposición de todos y todas y adaptarse al contexto social de Nepal.

Las condiciones geográficas, la injerencia política, la falta de formación y apoyo para los docentes, la ausencia de partes interesadas en los procesos de toma de decisiones, la reducción de la financiación pública para la educación, la implementación ineficaz del código ético, la ausencia de una comisión constitucional para el nombramiento de docentes, y una imagen deteriorada de la educación pública fueron los factores identificados como principales obstáculos para lograr una educación pública da calidad para todos.

Los participantes mencionaron por otra parte la necesidad de desarrollar la responsabilidad, desde la elaboración de políticas hasta su implementación, estableciendo procesos de resolución de conflictos, reduciendo las causas del absentismo de los maestros, mejorando la aplicación y el cumplimiento del código ético de los docentes e invirtiendo más en desarrollo infraestructural, como requisitos clave para conseguir un mejor sistema de educación.

Lograr las reivindicaciones de las organizaciones

Los participantes explicaron que las reivindicaciones profesionales de los docentes eran impedir la contratación temporal de maestros y erradicar las diferencias en las condiciones de trabajo y los salarios; mejorar la seguridad profesional, incluyendo la eliminación de amenazas e intimidación; conseguir una mejor gestión de las instituciones educativas y mejorar los procedimientos de selección; que se utilice más personal no docente para asistir en las tareas de las escuelas; aumentar el número de docentes mujeres; mejorar el desarrollo profesional; y tener en consideración el hecho de que algunos docentes se encuentren trabajando en zonas conflictivas y se vean afectados por los conflictos.

Las reivindicaciones educativas identificadas en el seminario incluían el establecimiento de una comisión constitucional independiente para las ofertas de empleo en el campo de la enseñanza; la asignación del 25% del presupuesto nacional para la educación; la introducción de una jornada nacional de los docentes; la erradicación de la injerencia política en la educación; un mejor papel para las organizaciones de docentes en los procesos de toma de decisiones; así como la mejora de las estructuras escolares y la distribución de los docentes.

Síntesis de las Recomendaciones del Seminario de Nepal

o        El establecimiento de un sindicato independiente de docentes fuerte

o       El compromiso de los docentes y de todas las partes interesadas a favor de una Educación pública de calidad para todos y todas

o        Una formación en desarrollo de capacidades para dirigentes sindicales a fin de conseguir la unidad sindical

o        Sindicatos de docentes fuertes e independientes

o        Proporcionar una educación de calidad

o       Reformas oportunas en la educación

o        Leyes y normativas basadas en acuerdos alcanzados entre las organizaciones educativas y el Gobierno

o        Suficiente financiación para la educación

o       Investigación y desarrollo de capacidades

Progresos en peligro

“Este tipo de taller es crucial”, dijo el coordinador regional de la IE, Sagar Nath. “Los sindicatos de docentes son más fuertes y consiguen tener un mayor impacto en la política educativa a través de la unidad, puesto que gracias a ello los Gobiernos escuchan lo que tienen que decir y examinan sus reivindicaciones.”

Añadió: “Los progresos que se habían hecho en pos del logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y de los Objetivos de Dakar para la Educación para todos y todas en la región, ahora corren peligro y se están viendo socavados por los efectos de la crisis económica mundial y las catástrofes naturales. La desregulación y la privatización de los servicios públicos, y en especial de la educación, limitan el acceso y acrecientan las desigualdades en la sociedad.”

Nath también comentó el hecho de que las circunstancias económicas de muchos países en la zona de Asia y el Pacífico se estén utilizando como excusa para justificar los ataques a los derechos sindicales y para reducir los salarios y las pensiones.