Ei-iE

El modelo danés de negociación colectiva se deteriora

publicado 8 abril 2013 actualizado 11 abril 2013

A pesar de las intensas negociaciones de la afiliada de la IE en Dinamarca, la Danish Teachers Union (DLF), el paro por parte de los/as empleadores de casi todos/as los/as docentes de primaria y secundaria en todo el país se ha hecho efectivo desde el 1 de abril. Este paro impide que unos 875.000 estudiantes puedan recibir su educación normalmente al no permitirse la entrada a docentes en las escuelas.

El paro de 69.000 docentes llega al no haber alcanzado las partes un nuevo acuerdo laboral. Los/as empleadores han estado presionando para que se levantasen todas las restricciones y regulaciones presentes en el acuerdo vigente. La DFL ha rechazado un acuerdo que no contenga límites sobre las disposiciones de tiempo de trabajo.

El conflicto también se ha intensificado por la voluntad del gobierno danés de reformar la legislación educativa y ofrecer más clases a alumnos/as mediante el incremento de horas lectivas a los/as docentes.

La DFL ha sido acusada de no ser lo suficientemente flexible y de anacronismo con respecto a las disposiciones del trabajo moderno. Por otra parte, la DLF ha acusado al gobierno y a los/as empleadores de conspirar contra los/as docentes al iniciar un conflicto tan intenso. Ha llamado al gobierno a intervenir ya que toda la sociedad sufrirá como consecuencia.

Los/as docentes no están recibiendo ningún salario durante el conflicto, pero la DLF está ofreciendo compensaciones parciales con cargo a los fondos para huelgas.

La DLF: El gobierno debe respetar el “modelo danés”

“El llamado “modelo danés” se caracteriza por las negociaciones entre las organizaciones patronales y las de los/as trabajadores – sin ninguna interferencia por parte del gobierno – con respecto a salario, horas laborales y otras condiciones laborales”, explicó el Presidente de la DLF Anders Bondon Christensen.

“Estos son convenios colectivos, que obligan a ambas partes. Y las dos partes poseen un sentimiento de participación y responsabilidad hacia estos acuerdos.”

En Dinamarca, los convenios colectivos están vigentes por un periodo de dos a tres años, y son acordados entre las partes. Implican que ni los/as empleadores ni los/as empleados/as pueden adoptar medidas de conflicto colectivo.

Los posibles desacuerdos durante el periodo de acuerdo, por ejemplo, sobre la interpretación del acuerdo, se resuelven mediante la conciliación o a través de un Tribunal Laboral especial. Cuando los convenios colectivos caducan, las partes deben (re)negociarlos.

El gobierno y los sindicatos están en desacuerdo sobre el tiempo de preparación de los/as docentes

En esta ocasión la negociación colectiva ha estado marcada por la propuesta del gobierno para la reforma escolar presentada a finales del 2012. Si esta reforma acaba por ser implementada, los/as alumnos/as pasarán más horas en las escuelas de lo que pasan ahora.

Esta propuesta de reforma pasa por en un incremento de las horas laborales de los/as docentes con respecto a las que estaban recogidas en el convenio colectivo del 2008.

Además, se pretende que los/as docentes participen en “clases de actividad” junto a los/as pedagogos escolares. Estas clases de actividad están concebidas como apoyo a las clases docentes, así como actividades de juego, físicas y ayuda con los deberes.

“El gobierno no es el empleador de los/as docentes de las escuelas públicas primarias y de primer ciclo de las secundarias (las “ folkeskole”), señaló Bondo Christensen. “Son los municipios los empleadores de los/as docentes de las folkeskole.A nivel nacional, esto significa la asociación de los 98 municipios, la Local Government Denmark (LGDK).

El Estado, sin embargo, sí es el empleador de ciertos docentes de las escuelas secundarias de grado superior y de las escuelas privadas que reciben subsidios públicos. En este caso el rol de empleador del Estado lo lleva a cabo el Ministerio de Finanzas.”

Las demandas de todas las organizaciones de docentes han sido las mismas, señaló. El Ministerio de Finanzas ha confirmado que las demandas han sido coordinadas, pero niega que exista un plan maestro para las negociaciones, incluyendo una intervención del gobierno mediante medidas legislativas que pudiese terminar con el paro.

La IE: Las cartas de protesta exigen negociaciones serias

La región de la IE, la European Trade Union Committee for Education (ETUCE), ha enviado mensajes de protesta al gobierno danés y ha pedido a sus organizaciones miembros que hagan lo mismo. Como resultado, se han enviado cartas de protesta provenientes de toda Europa al gobierno danés.

“La ETUCE apoya a los/as docentes daneses/as. Es un conflicto muy serio y ni los/as empleadores ni el gobierno han negociado seriamente”, ha declarado el Director Europeo Martin Rømer.

“Si consiguen lo que pretenden, otros grupos pueden exponerse a lo mismo la próxima vez. Y el llamado “modelo danés” quedará aun más dañado, en un país donde siempre ha existido una tradición de búsqueda de compromiso.”

Docentes daneses de todo el país, así como otros funcionarios, se concentrarán el 11 de abril frente al parlamento nacional en Copenhague para presionar por una solución al paro.