Ei-iE

Canadá: acabar con la violencia contra mujeres y niñas

publicado 19 abril 2013 actualizado 30 abril 2013

La afiliada de la IE, Canadian Teachers’ Federation (CTF), celebró los días 17 y 18 de abril de 2013 su Simposio sobre Cuestiones de la Mujer, en Ottawa. El tema de este año se centraba en la violencia contra mujeres y niñas.

En Canadá, la violencia contra las mujeres y las niñas es excesivamente frecuente. Afecta a todos los grupos de mujeres, independientemente de su edad, origen étnico, clase social o raza, y sin importar su sexualidad o sus capacidades físicas o mentales. La violencia está especialmente extendida respecto a las mujeres y niñas indígenas.

Con el lema ‘Poner fin a la violencia contra la mujer, de una vez por todas’, docentes, líderes del sector de la enseñanza y representantes de la comunidad examinaron la cuestión desde distintas perspectivas y voces, incluyendo aspectos estadísticos y basados en la sociedad y las políticas.

Entre las oradoras invitadas que intervinieron en el simposio figuraban Michèle Audette, Presidenta de la Native Women’s Association of Canada; Shari Graydon, autora laureada, periodista y consejera en comunicaciones; Kim Pate, Directora Ejecutiva de la Asociación Canadiense de Sociedades Elizabeth Fry; y Kathleen Monk, Consejera principal en el Instituto Broadbent.

No más hermanas robadas “Las mujeres y niñas de las primeras naciones, inuit y mestizas tienen derecho a estar seguras y protegidas de la violencia. Es necesario un esfuerzo concertado para prevenir la violencia contra las mujeres y las niñas”, afirmó Michèle Audette, Presidenta de la Native Women’s Association of Canada (NWAC).

Según estadísticas del Gobierno canadiense, las mujeres y niñas indígenas en Canadá tienen entre cinco y siete veces más probabilidades que otras mujeres de morir a consecuencia de la violencia. De acuerdo con el último estudio de Statistics Canada, en más del 60 por ciento de los homicidios que se producen en Canadá, la policía nunca especifica si la víctima era o no indígena.

Así pues, debido a los fallos en los informes policiales y estatales, la cifra real podría ser mucho más elevada. La NWAC ha documentado más de 580 casos de mujeres indígenas desaparecidas y asesinadas. La mayoría de ellos se produjeron en las últimas tres décadas.

El Gobierno de Canadá ha reconocido la discriminación y violencia que sufren las mujeres y las niñas indígenas en Canadá, pero hasta la fecha las medidas adoptadas han resultado insuficientes para poner fin a la violencia de que son víctimas.

Representantes de Naciones Unidas han instado repetidas veces a Canadá a tomar medidas cabales para poner fin a este tipo de violencia.

La ignorancia mata a mujeres Audette subrayó la importancia de esfuerzos concertados para prevenir la violencia contra mujeres y niñas. “Es necesario realizar una investigación pública sobre la desaparición y los asesinatos de mujeres y niñas indígenas”, indicó Audette.

“Las organizaciones de docentes pueden presionar para lograr avances, firmar peticiones, y sumarse a las actividades de sensibilización de la opinión pública sobre prevención el 4 de octubre de 2013.

Todas las escuelas deberían enseñar sobre la belleza de las Primera Naciones y los Inuit, quiénes son en la actualidad y dónde quieren llegar mañana – algunos sindicaos de docentes han establecido asociaciones con organizaciones indígenas para desarrollar programas y material lectivo sobre la cultura aborigen. ¡La ignorancia también nos está matando!”

“La escala y la severidad de la violencia a que se enfrentan las mujeres y niñas indígenas exigen una respuesta nacional concertada que ha de ser completa, coordinada, y desarrollada en cooperación con las propias mujeres indígenas. Muchas más mujeres quieren subirse a nuestra canoa”, añadió.

Del nivel local al global Las participantes en el simposio fueron informadas sobre las distintas realidades y acciones emprendidas, intercambiaron datos  discutieron estrategias conjuntas para poner fin a la violencia contra la mujer y responsabilizar al Gobierno canadiense respecto a cuestiones de derechos humanos, incluyendo la desigualdad de género y temas relacionados con los aborígenes, entre otros derechos, con ocasión del Examen Periódico Universal (EPU) de las Naciones Unidas.

La Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CCJSM) de las Naciones Unidas tuvo como prioridad este año “La eliminación y prevención de todas las formas de violencia contra la mujer y la niña”.

Las participantes analizaron asimismo cuál ha sido la respuesta de Canadá, los desafíos, éxitos y el papel de la delegación sindical durante la 57ª sesión de la CCJSM. La CTF formó parte de la delegación sindical integrada por IE-CSI-ISP-UNI. La delegación preparó declaraciones, estrategias y prioridades, incluyendo una referencia explícita a la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Durante la revisión, se haría referencia al informe de Human Rights Watch titulado “Aquellos que nos roban: Abuso policial y lagunas en la protección de las mujeres y niñas indígenas en el Norte de Columbia Británica, Canadá”.

También se intercambiaron información y planes en relación con la Conferencia Mundial de la Mujer (CMM2) de la IE “En camino hacia la Igualdad: de las palabras a la acción”, que tendrá lugar del  al 9 de abril de 2014 en Dublín, Irlanda.

Enlaces adicionales

Ver el segundo día del Simposio aquí

Guía de recursos de la comunidad: “¿Qué puedo hacer para ayudar a las familias de mujeres y niñas aborígenes desaparecidas y asesinadas?”

Canadá: No más hermanas arrebatadas

Declaración sindical conjunta a la CCJSM

Los sindicatos dicen: NINGÚN COMPROMISO en cuanto a los DERECHOS DE LA MUJER, TOLERANCIA CERO respecto a la VIOLENCIA contra mujeres y niñas