Ei-iE

Informe de la OCDE: la educación es la respuesta a la recuperación del crecimiento económico

publicado 10 diciembre 2014 actualizado 16 diciembre 2014

Las estadísticas no mienten en la última investigación de la OCDE, que apunta a la falta de inversiones en la educación como principal responsable de la creciente desigualdad que está pesando en las economías y desacelerando el crecimiento en todo el mundo.

Según la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), la creciente fractura social y económica está teniendo un “impacto estadísticamente significativo” sobre el crecimiento económico. La OCDE está instando a los gobiernos a aumentar las inversiones en el ámbito de la educación para que los grupos de bajos ingresos detengan el problema.

“Esta evidencia incontestable demuestra que es fundamental hacer frente a la alta y creciente desigualdad para promover un crecimiento fuerte y sostenido, y esta cuestión debe estar en el centro del debate político”, dijo el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría. “Los países que fomenten la igualdad de oportunidades para todos desde una edad temprana son los que crecerán y prosperarán”.

El informe muestra que entre 1990 y 2010 el aumento de la desigualdad costó a Nueva Zelanda y a México diez puntos porcentuales del PIB, al Reino Unido nueve puntos y robó a Estados Unidos cerca de siete puntos durante ese mismo período.

La educación es la respuesta

El informe deja claro que la educación es la clave para invertir la tabla de la desigualdad.

La OCDE cita la disminución de las inversiones en el ámbito de la educación como una de las principales causas del incremento de la desigualdad. El informe dice que las personas procedentes de estratos de menores ingresos sufren una “educación mediana” y cuentan con menos oportunidades educativas, lo que ayuda a impulsar una mayor desigualdad.

La investigación también deja claro que los hijos de padres con bajos niveles de educación “ven cómo sus resultados escolares se degradan a medida que las desigualdades de ingresos aumentan”, lo que a su vez conduce a una menor movilidad social y a un desarrollo de destrezas reducido. Sin embargo, no ocurre lo mismo con aquellos cuyos padres han alcanzado niveles más altos de educación.

Las duras estadísticas

  • La brecha entre los países ricos y pobre de la OCDE está en su nivel más alto en los últimos 30 años.
  • El 10 por ciento de las personas de rentas más elevadas perciben un promedio de 9,5 veces más que los más pobres. Hace treinta años era sólo siete veces más.
  • La OCDE encontró que la desigualdad sólo se redujo en Grecia y Turquía.