Ei-iE

Hopgood: Empoderar a todos los docentes para hacer realidad la ciudadanía mundial

publicado 30 enero 2015 actualizado 6 febrero 2015

Haciendo referencia a los últimos eventos para poner de relieve la radicalización y la división, la Presidenta de la Internacional de la Educación, Susan Hopgood, no vaciló en reclamar que se preste más atención a una enseñanza de calidad como respuesta para mejorar la educación para la ciudadanía mundial en todo el mundo.

En el Segundo Foro de la UNESCO sobre Educación para la Ciudadanía Mundial (GCED), celebrado en París, cuyo objetivo era encontrar las mejores vías para crear unas sociedades pacíficas y sostenibles más allá de 2015, la Internacional de la Educación (IE) afirmó que el futuro debe empezar por unos docentes cualificados.

“Hoy en día, necesitamos más que nunca una educación para la ciudadanía mundial, a fin de evitar que los horrores del Siglo XX vuelvan a reproducirse”, indicó la Presidenta de la IE, Susan Hopgood, al día siguiente de su regreso de Polonia donde asistió a los actos conmemorativos del 70º aniversario del final del Holocausto. “No basta con que las personas, desde sus primeros años escolares, aprendan cómo funcionan los sistemas políticos y desarrollen una comprensión y unos valores comprendidos –como creer en la democracia y en los derechos humanos–, además tienen que experimentar el poder que tiene la libre elección para desarrollar la capacidad de actuar juntos en aras del bien”.

Hopgood efectuó sus comentarios durante la mesa redonda sobre “¿Cómo hacer que la enseñanza y el aprendizaje en relación con la GCED sean experienciales, orientados a la acción y transformadores? ¿Cómo sacar adelante la agenda para los docentes?” Junto con la Presidenta de la IE, participaron en el debate Han Choong-hee, Representante Permanente Adjunto de la República de Corea ante las Naciones Unidas, quien brindó la perspectiva nacional; la perspectiva de los educandos la ofreció Rostom Haouchine de Argelia; y los comentarios finales corrieron a cargo de Aaron Benavot, Director del Informe Mundial de Seguimiento de la EPT en el Mundo, de la UNESCO.

Teniendo en cuenta los acontecimientos que sacudieron París a principios de enero, Hopgood destacó dos de los pilares del informe histórico de Jacques Delors de 1996 titulado “La educación encierra un Tesoro”:aprender a ser y aprender a convivir; pilares que contribuyen a establecer la identidad, la tolerancia y la cohesión. “Creemos en el poder de comprometer a la juventud del mundo, abriendo sus ojos a perspectivas globales”, afirmó. “La educación para la ciudadanía mundial debería centrarse en enseñar y aprender a practicar la ciudadanía tanto globalmente como nacionalmente – cómo prepararse para una vida digna y fructífera”.

Centrándose en una generación que en muchas partes de Europa y del resto del mundo ha quedado al margen y excluida de la sociedad, Hopgood cerró su intervención enérgicamente recordando que “La educción tiene la capacidad de empoderar a nuestras comunidades desconectadas y contribuye a reforzar las sociedades. Nuestros docentes tienen un valiosísimo papel que desempeñar, difundiendo y reforzando los valores que nos acercan, ese elemento que nos aglutina, independientemente de nuestros orígenes, nuestras creencias o nuestro género”.