Ei-iE

Sin noticias del docente yemení desaparecido mientras se intenta conseguir su liberación

publicado 13 octubre 2015 actualizado 14 octubre 2015

La Internacional de la Educación ha ofrecido todo su apoyo a Hilal Akrout, docente sindicalista, así como a todos los trabajadores del sector educativo detenidos en Yemen de forma arbitraria, y pide que se respeten los derechos humanos fundamentales y las libertades del pueblo yemení.

En una carta del 8 de octubre, el Secretario General de la Internacional de la Educación (IE), Fred van Leeuwen, avisa al Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre la situación de Hilal Akrout, miembro del Sindicato de Docentes de Yemen (YTS), afiliado a la IE. Akrout fue arrestado el 31 de agosto de 2015 mientras ejercía su labor como director de la Escuela de Sabaa en el distrito educativo de Thawra (provincia de Sana’a).Akrout lleva detenido desde entonces sin que se hayan presentado cargos.La Internacional de la Educación y el YTS están «muy preocupados por su estado, por la violencia a la que le hayan sometido y por su estado de salud mientras está detenido», explicó van Leeuwen.

Por tanto, la Internacional de la Educación pide al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que:

  • Tome todas las medidas posibles para garantizar la liberación inmediata de Hilal Akrout y el resto de trabajadores del sector educativo detenidos de forma arbitraria;
  • Documente todas las violaciones sufridas por personal educativo durante sus detenciones y
  • Exija a todas las partes implicadas que cesen los ataques contra civiles y, en particular, contra instituciones educativas, estudiantes, docentes y la educación en general.

La Internacional de la Educación sigue vigilando de cerca la situación en Yemen.

La Internacional de la Educación condena rotundamente el impacto devastador del actual conflicto sobre la población civil, particularmente niños y personal educativo, y sobre la educación en Yemen.Según fuentes de la ONU, se han cerrado ya 3600 escuelas, 400 de ellas por causa de la guerra.Millones de niños carecen de acceso a un entorno escolar seguro.Numerosos docentes han sido amenazados, secuestrados, torturados o desplazados; a otros los han asesinado.