Ei-iE

Corea del Sur: El gobierno amenaza con tomar el control de los libros de historia utilizados en las escuelas

publicado 29 octubre 2015 actualizado 4 noviembre 2015

Docentes sindicalistas coreanos se enfrentan a medidas disciplinarias por solicitar la retirada de la medida propuesta por el gobierno para tomar el control estatal sobre los contenidos de los libros de historia.

La Internacional de la Educación apoyó a su sindicato afiliado, the Korean Teachers and Education Workers Union (KTU), al expresar su preocupación sobre el plan del gobierno coreano para limitar el número de libros de texto de historia en secundaria a un único volumen aprobado por el gobierno y cuyo desarrollo sea exclusivo de él a partir de 2017.

Fred van Leeuwen, secretario general de la IE, advirtió a la presidenta de Corea, Park Geun-hye, que tomar el control estatal sobre los libros de texto de historia es un retroceso para los derechos humanos y la libertad de expresión. “También constituye una violación del derecho de los/as docentes a la libertad académica y a la autonomía, tal y como garantiza la constitución de Corea así como las normas internacionales”, añadió en una carta enviada a Park.

Van Leeuwen subrayó el hecho de que las políticas educativas relacionadas con la enseñanza de la historia que promueven agendas políticas nacionalistas y/o puntos de vista unilaterales no reconocen la diversidad cultural y la multiplicidad de narrativas históricas, entre y dentro de las comunidades. “Estas políticas son contrarias al derecho a la educación, al derecho de todas las personas a tener acceso a su propia herencia cultural, al derecho a la libertad de opinión y expresión y al derecho a la información”, añadió.

De acuerdo con la KTU, el gobierno ha amenazado con tomar medidas disciplinarias contra los/as docentes que firmen una petición puesta en marcha por el sindicato docente solicitando la retirada de la medida prevista.

La Internacional de la Educación instó al gobierno coreano a revocar su decisión sobre los manuales de historia controlados por el Estado, y a respetar la libertad académica y la autonomía profesional de los/as docentes en todas las circunstancias, en concreto en su derecho a elegir libremente sus métodos y materiales de enseñanza.

La decisión de gobierno de Corea sobre este sensible asunto ha sido ampliamente criticado, tanto en Corea como por parte de la comunidad internacional.