Ei-iE

Los docentes de las Bermudas y de Mongolia obtienen grandes victorias en los tribunales

publicado 10 febrero 2016 actualizado 15 febrero 2016

En medio de un clima cada vez más antisindical en todo el mundo, dos afiliadas de la Internacional de la Educación de las Bermudas y de Mongolia han conseguido recientemente importantes victorias ante los tribunales en defensa de sus derechos.

Acciones legales contra el Bermuda Union of Teachers

En todas las partes del mundo, las autoridades ponen cada vez más en entredicho los derechos sindicales fundamentales de las organizaciones educativas. La anulación del sistema de deducción de la cuota sindical, la restricción del derecho a la huelga, e incluso los intentos por suprimir la certificación legal de los sindicatos ocurren actualmente con demasiada frecuencia. Sin embargo, dos afiliadas a la Internacional de la Educación (IE) están luchando para cambiar esta situación.

En las Bermudas, el Ministro del Interior pretendió solicitar una orden judicial del tribunal para declarar ilegal la participación en cualquier tipo de huelga industrial de la afiliada de la Internacional de la Educación, el Bermuda Union of Teachers(BUT), y de otros cuatro sindicatos de los servicios públicos.

En enero de 2015, los sindicatos de los servicios públicos de las Bermudas demostraron su buena voluntad colaborando con el Gobierno para hacer frente a los déficits presupuestarios y acordaron de mutuo acuerdo una serie de soluciones. No obstante, las autoridades de las Bermudas prefirieron ignorar este acuerdo, lo que desencadenó una acción de protesta por parte del BUT y de los otros cuatro sindicatos. Como respuesta, el Gobierno acusó a las organizaciones de trabajadores de participar en una huelga industrial ilegal y emprendió acciones legales en un intento de restringir su derecho a la huelga.

La Internacional de la Educación escribió al Primer Ministro de las Bermudas antes del juicio para exigir que se respetaran los derechos sindicales de los docentes de estas islas.

Finalmente, el Presidente del Tribunal Supremo de las Bermudas se pronunció a favor del BUT, el 15 de enero, negándose a conceder la orden judicial permanente. La sentencia del tribunal estipulaba que “la orden judicial solicitada (...) podría menoscabar la capacidad de los [sindicatos] de disfrutar plenamente de su derecho a la libertad de asociación a la vez que permitía que, por parte del Gobierno, se infringiera el espíritu en que se había llevado a cabo el proceso de negociación colectiva”.

El tribunal mantiene el sistema de deducción para el sindicato de la educación de Mongolia

La Federation of Mongolian Education and Science Unions (FMESU) logró una importante victoria en la defensa de sus derechos sindicales, el 17 de diciembre de 2015, tras varios procesos judiciales. Así pues, el tribunal de apelación desestimó una directiva que habría supuesto la supresión de la deducción automática de las cuotas sindicales de los salarios de sus miembros.

La directiva fue anunciada en febrero de 2015 por el teniente alcalde de Ulán Bator, Ts. Enkhtsengel, en clara violación de los Convenios nº 87 de la OIT sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación y nº 98 sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva. La dirección del FMESU define esta medida como un intento de debilitar al sindicato y de reducir su medio de subsistencia. Enkhtsengel argumentó que, como organización independiente sin ánimo de lucro, el sindicato de docentes debe tomar sus propias disposiciones a la hora de recaudar las cuotas de afiliación. Finalmente, el tribunal de apelación desestimó la directiva por considerarla irrelevante.

El teniente alcalde ha rechazado la sentencia judicial y ha vuelto a solicitar la apelación del caso. La Internacional de la Educación continúa siguiendo el caso y apoyando a su afiliada.