Ei-iE

Australia valora la importancia del personal de apoyo escolar para la educación de calidad

publicado 17 agosto 2016 actualizado 7 septiembre 2016

Del 15 al 19 de agosto, docentes sindicalistas australianos pondrán en valor al personal de apoyo escolar, reconociendo que, a pesar de que las escuelas no podrían funcionar sin ellos, con frecuencia no reciben el reconocimiento profesional que merecen.

Durante la Semana Nacional del Personal de Apoyo Escolar, miembros del sindicato Australian Education Union (AEU) pondrán en valor el trabajo que realiza el personal de apoyo escolar y su importancia para la salud del sistema educativo nacional a largo plazo. La AEU reafirmará, también, su compromiso de luchar por los derechos de este colectivo.

Su labor entre bambalinas

“Como docente, soy consciente de que sin su labor entre bambalinas y en las clases, los estudiantes carecerían de las bases necesarias para poder dar lo mejor de sí mismos”, afirma la Presidenta Federal de la EAU, Correna Haythorpe, quien añade que la Semana del Personal de Apoyo Escolar ofrece la oportunidad de reconocer la contribución a las escuelas de miles de profesionales —desde bibliotecarios y docentes auxiliares a técnicos de laboratorio—.

“Las buenas escuelas trabajan en equipo y el personal de apoyo escolar es un eslabón fundamental”, afirma. La EAU continuará presionando para lograr un mejor trato al personal de apoyo y porque su contribución a las escuelas se reconozca a través de un salario y unas condiciones laborales dignas y de un empleo estable.

La inseguridad laboral

“Ampliar las oportunidades de acceder a un empleo fijo beneficiará al personal de apoyo escolar y facilitará que nuestro sistema educativo retenga a este personal a largo plazo”, afirma Haythorpe. No obstante, a pesar de avances puntuales logrados por distintas divisiones de la AEU en los últimos años, el personal de apoyo escolar continúa teniendo menos oportunidades de obtener un contrato a tiempo completo que el resto del personal y padece la inseguridad que ello conlleva. Ante esta situación, el personal de apoyo tiene más difícil planificar su futuro, pagar su hipoteca o su alquiler cuando se queda sin trabajo y algunos hasta pierden por ello la custodia parental, explica.