Ei-iE

El último estudio sobre la diferencia salarial entre hombres y mujeres revela que no todos los docentes son iguales

publicado 29 agosto 2016 actualizado 7 septiembre 2016

Las conclusiones del estudio llevado a cabo por el Instituto de Estudios Fiscales del Reino Unido han puesto de manifiesto que, de media, los hombres reciben una remuneración considerablemente más elevada que la de las mujeres en los centros escolares municipales, y el problema es aún más grave en las academias.

Chris Keates, secretaria general del sindicato británico de docentes (NASUWT), ha calificado los resultados de “alarmantes” y declarado que lamentablemente no ha sido ninguna sorpresa. Keates hizo referencia a la investigación realizada por el NASUWT, que reafirma el trabajo del Instituto de Estudios Fiscales (IFS, por sus siglas en inglés).

Así pues, el IFS sostiene que las mujeres en el Reino Unido cobran un 18 por ciento menos que los hombres, y el problema es aún mayor para las mujeres que han tenido hijos, en cuyo caso la diferencia salarial se amplía a un sorprendente 33 por ciento menos.

Por otra parte, en sus estudios, el NASUWT ha revelado que la diferencia salarial en el caso de las maestras que trabajan en centros de Primaria locales es de 2 600 £ menos que los hombres, y la diferencia en los centros de Secundaria supera las 2 400 £. Y el problema no hace sino agravarse en las academias británicas que, de acuerdo con el NASUWT, presentan una diferencia salarial de más de 4 700 £ en los centros de enseñanza Primaria, y de 3 200 £ en los centros de Secundaria.

Esta realidad resulta especialmente reveladora teniendo en cuenta que las mujeres representan las tres cuartas partes de la profesión docente.

“Nuestra investigación ha encontrado varios ejemplos impactantes en los que las maestras han solicitado condiciones de trabajo flexibles y se les ha respondido diciendo que no tienen derecho”, señaló Keates. “En efecto, un reciente estudio llevado a cabo por el NASUWT ha dado a conocer que a un 45 por ciento de las maestras que habían solicitado un horario de trabajo flexible se les había denegado la petición”.

El NASUWT afirma que lo que ha permitido que se produzca esta situación es la incapacidad del Gobierno para abordar las cuestiones de la igualdad entre hombres y mujeres en el lugar de trabajo.