Ei-iE

Belice: un sindicato de docentes obliga al Gobierno a aceptar sus peticiones

publicado 24 octubre 2016 actualizado 2 noviembre 2016

El Belize National Teachers’ Union (BNTU) ha suspendido su huelga para reivindicar mejores condiciones de vida y de trabajo para los docentes, y conseguir la educación de calidad después de que el Gobierno nacional aceptara las demandas de los docentes.

“Durante ocho años, el Belize National Teachers’ Union (BNTU) ha estado luchando para entablar un diálogo social con las autoridades públicas”, afirmó el presidente del BNTU, Luke Palacio, añadiendo que "deseamos garantizar que los estudiantes reciban una educación y recordar que los maestros hacen más por sus comunidades que simplemente enseñar en la clase".

El 18 de octubre, el BNTU decidió paralizar su huelga, que comenzó el 3 de octubre, después de que el Gobierno aceptara diferentes reivindicaciones sindicales.

Las demandas de los sindicatos

Entre otras cosas, los docentes exigieron un aumento del salario para adecuarlo al coste de vida. Si bien en un principio el Gobierno de Belice mantuvo que en 2016 se llevaría a cabo otro ajuste del tres por ciento, más tarde anunció que este tendría que ser aplazado a causa del huracán Earl, que golpeó al país el 4 de agosto. El BNTU aceptó esta medida con la condición de que se ofreciera una compensación a los educadores. El primer ministro de Belice, Dean Barrow, convino en otorgarles un interés del cinco por ciento sobre el aplazamiento salarial de un tres por ciento que acordaron los docentes.

Por otra parte, Barrow prometió que firmaría una enmienda a la ley de Seguridad Social, con el fin de incrementar y ampliar la protección y la cobertura de los trabajadores, de manera que todos los empleados de Belice estén asegurados cuando se desplacen hacia y desde el trabajo; también en el caso de que utilicen medios de transporte que no hayan sido proporcionados por sus empleadores. Por el momento, los trabajadores solo están cubiertos si se desplazan en el transporte que les proporcionan sus empleadores, pero no si toman el transporte público, como hace la mayoría de los docentes.

El Gobierno prosiguió señalando que tomaría las medidas apropiadas para aprobar la ley sobre salud y seguridad laboral.

Asimismo, el BNTU desea conseguir la plena igualdad de trato entre los maestros que trabajan en centros públicos y los que trabajan en centros concertados, al igual que la igualdad de trato en términos de jubilación para todos los docentes. El Gobierno aceptó reabrir las negociaciones para la igualdad de pensiones.

Temas de controversia pendientes

No obstante, el sindicato de docentes rechaza categóricamente la posición adoptada por el Gobierno de no pagar a los huelguistas durante los días de huelga y solicitar al BNTU que utilice su fondo de huelga para pagarles. El sindicato de la educación insiste en que su fondo de huelga debe conservarse para financiar acciones y actividades relacionadas con la huelga.

"Se trata de realizar una buena gestión pública y de respetar los problemas de los trabajadores, aclaró Palacio. Los docentes están dispuestos a compensar el tiempo de enseñanza perdido durante la huelga, puntualizó, e indicó que "están defendiendo a Belice, del mismo modo que se espera que contribuyan al desarrollo del país cada día".

Reconociendo además que los niños deben aprender, Palacio destacó que "también necesitamos que los padres comprendan que debemos amar a este país y que, si lo amamos, tenemos que seguir luchando por lo que creemos que puede convertirlo en un país mejor, no solo para hoy, sino para las futuras generaciones".

Tanto la Internacional de la Educación (IE) como el Caribbean Union of Teachers instan a las autoridades públicas competentes de Belice a que entablen de buena fe un diálogo social con el sindicato BNTU.