Ei-iE

Un nuevo estudio desmonta el espejismo de las escuelas privadas ‘de bajo coste’

publicado 5 diciembre 2016 actualizado 16 diciembre 2016

Un nuevo informe analiza las operaciones llevadas a cabo por Bridge International Academies en Kenia y descubre la realidad que se esconde tras las afirmaciones realizadas por el proveedor privado con fines lucrativos, que asegura ofrecer una educación de calidad ‘asequible’.

Bridge vs Reality: un estudio sobre la enseñanza con fines de lucro impartida por Bridge International Academies en Kenia es el último informe elaborado por la Internacional de la Educación (IE) sobre la comercialización y la privatización de la educación. Dicho estudio examina las afirmaciones de calidad, accesibilidad y asequibilidad que promueve la oferta educativa del grupo BIA.

Bridge International Academies (BIA) constituye un gran negocio en expansión que ofrece una educación privada con fines de lucro en Kenia, Uganda, Nigeria y la India. Dado que cuenta con la financiación y el respaldo del edunegocio mundial, Pearson, del Banco Mundial, del Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID, por sus siglas en inglés), así como de inversores de alto nivel, como Mark Zuckerberg y la Fundación Gates, las afirmaciones que BIA realiza sobre sus servicios transmiten la imagen de una empresa que ofrece la solución con respecto al acceso a la educación de los desfavorecidos.

Una educación de calidad deficiente e inasequible

El estudio pone de manifiesto que, lejos de proporcionar una educación de alta calidad a un coste reducido para las personas más desfavorecidas de Kenia, la enseñanza proporcionada por BIA es de mala calidad, inaccesible para las personas más pobres y desfavorecidas y, a fin de cuentas, resulta inasequible para la mayoría de las familias que residen en las comunidades en las que BIA opera.

Más concretamente, el estudio revela que en Kenia la mayoría de los alumnos de BIA reciben una enseñanza impartida por docentes no cualificados y sobrecargados de trabajo. Los profesores de BIA se ven obligados a seguir un currículo guionizado, que se elabora en Estados Unidos. Las lecciones se leen en tabletas, lo que deja muy poco o ningún margen para adecuarse a las necesidades de aprendizaje de los alumnos. Además, el currículo utilizado no está aprobado por las autoridades educativas de Kenia. De hecho, la autoridad educativa para el currículo ha determinado que “la mayor parte del contenido impartido [por BIA] no resulta relevante para los objetivos curriculares de Kenia”.

En términos de ‘asequibilidad’, el importe total de tasas y gastos sufragados por los padres son mucho más elevados que los que la empresa declara en su publicidad sobre las escuelas. Los padres de los alumnos de BIA han prestado su testimonio y descrito cómo las tasas escolares los hacían endeudarse o les creaban grandes dificultades para poder pagar los gastos de comida y atención sanitaria. Por último, dado que el pago de mensualidades se aplica de manera estricta, los alumnos que se retrasan en el pago de las tasas son excluidos de sus aulas y de la escuela.

Repercusión en el desarrollo del país

La presencia de las denominadas escuelas con fines lucrativos de bajo coste entraña graves consecuencias para el derecho que poseen todos los niños y niñas de recibir una educación gratuita de calidad, concluye el estudio.

La Meta 4.1 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ratificada por Kenia, exige expresamente que el gobierno vele por que todas las niñas y todos los niños terminen los ciclos de la enseñanza primaria y secundaria, que ha de ser gratuita, equitativa y de calidad y producir resultados escolares pertinentes y eficaces. De este modo, el informe recomienda que el gobierno de Kenia cumpla su obligación de proporcionar una educación pública, gratuita y de calidad, y, además, refuerce la normativa relativa a la oferta educativa alternativa, con el fin de garantizar que todos los proveedores respeten unos requisitos mínimos en lo que respecta a la contratación de docentes cualificados y al cumplimiento de las normas nacionales referentes al currículo y las instalaciones escolares.

Puede acceder al informe haciendo clic aquí.