Ei-iE

Kenia: retos después de la EFA

publicado 3 octubre 2005 actualizado 3 octubre 2005

Kenia es el primer país africano, dentro del marco de la política de Educación para Todos (EFA), en hacer la enseñanza primaria gratuita. Esto ocurrió cuando la Coalición Nacional del Arco Iris (National Rainbow Coalition) llegó al poder a finales de 2002.

Era una política muy esperada, no sólo por parte de los niños y padres sino también por parte de los profesores y todos aquellos en el mundo preocupados por la educación para todos. La medida recibió muchas alabanzas, pero no sin sus problemas. Muchas aulas se llenaron hasta rebosar, y algunos profesores se vieron obligados a dar las clases al aire libre. Se registraron ratios de un profesor por cada 80 alumnos, y a veces 90, algo que supuso una carga enorme para los profesores del país.

Sin embargo, alrededor de 1,7 millones de niños que previamente habían estado excluidos del sistema educativo pudieron matricularse en la escuela.

Visita de la IE a Kenia: El Coordinador Jefe Regional de la IE, Assibi Napoe, visitó Kenia recientemente para realizar una investigación sobre los diversos retos a los que se enfrentan hoy los profesores y la educación en el país.

Lo más importante para el sindicato de profesores, el Kenyan National Teachers' Union (KNUT), es encontrar una solución para la grave escasez de profesores. Para el año escolar 2005-2006, el KNUT estima que se necesitan unos 60.000 profesores más. El sistema de enseñanza primaria gratuita PODRÍA fracasar si las escuelas rechazan a los estudiantes simplemente porque no hay personal docente suficiente para hacer frente a la entrada de alumnos. El problema ya se ve agravado por el número de aulas abarrotadas en las que los estudiantes no siempre llegan a aprender adecuadamente.

El segundo problema al que se enfrenta el KNUT es la cuestión de la conservación de los profesores. La introducción de la enseñanza primaria gratuita desde 2002 aumentó enormemente la carga de trabajo de los profesores del país. Para convencer a los profesores de que sigan en su profesión (y así hacer que el sistema de enseñanza primaria gratuita funcione), el gobierno le prometió al KNUT que se llevaría a cabo la revisión de los sueldos de los profesores en cuanto mejorara la economía del país. "Ahora que el crecimiento económico del país ha aumentado un 4,58 por ciento", dijo el Secretario General del KNUT, Francis Ng'ang'a, "el Gobierno no debería incumplir su promesa". Añadió que a los profesores se les debería pagar antes de las próximas Elecciones Generales.

El tercer reto al que ha de hacer frente el KNUT son sus relaciones con el gobierno. Tal y como se publicaba en una noticia con fecha del 29 de septiembre, el gobierno propone una nueva constitución, en la que un artículo haría que la Teachers Service Commission (TSC) perdiera su autonomía. En la actualidad, la TSC es un organismo independiente que regula el empleo y la contratación del personal docente en el país. Entre otros papeles, también actúa como mediadora entre el KNUT y el gobierno en la cuestión de la escasez de profesores y los paquetes salariales. Si se aprueba la constitución propuesta, se sometería a la TSC al control de las autoridades regionales. El 21 de noviembre se celebrará un referéndum y el KNUT ya ha ordenado a sus miembros que voten "no".

El gobierno también está intentando establecer contratos de rendimiento. Lawrence Sitienei, comisario de la TSC, aclara que esta medida es injusta para los profesores a juzgar por las condiciones de trabajo actuales; "no era posible evaluar el rendimiento de los profesores mal pagados que trabajan en escuelas mal equipadas".

El KNUT también se enfrenta a muchas dificultades al participar en los diálogos sociales, especialmente con respecto a las negociaciones con las agencias intergubernamentales como la OIT y la UNESCO.

¿Qué se entiende por Educación Para Todos? La IE insiste en que la educación para todos no consiste en meter a los niños en un aula. Consiste en proporcionarle a los niños un profesional de la enseñanza cualificado en un entorno de enseñanza y aprendizaje aceptable. Aunque es muy alentador que el gobierno de Kenia se atreviese a dar el primer paso en la implementación de la enseñanza primaria gratuita, la política no debería quedarse sólo en la "gratuidad", se trata también de proporcionar "educación".