Ei-iE

La dirección escolar, decisiva para alcanzar una educación de calidad

publicado 2 septiembre 2009 actualizado 11 junio 2018

Para trabajar en la consecución de una educación de calidad, debe otorgarse un mayor reconocimiento al papel que desempeñan el personal de dirección y responsables de centros escolares. Ésta es una de las principales conclusiones del seminario de la IE titulado “Dirección de calidad para una educación de calidad", celebrado en Helsinki en el mes de mayo.El seminario, organizado por el sindicato docente finlandés Opetusalan Ammattijärjestö (OAJ), acogió a 69 participantes de organizaciones miembro de la IE en todo el mundo.

El encuentro fue inaugurado oficialmente por Henna Virkkunen, ministra de Educación de Finlandia, quien informó de que la educación primaria y secundaria allí es gratuita, incluidos los recursos de aprendizaje, las comidas y el transporte. El personal docente está adecuadamente formado, pues para ejercer se le exige como mínimo una licenciatura, y cuenta con un alto grado de autonomía profesional. Esta combinación de factores puede explicar por qué Finlandia obtiene tan buenos resultados en el Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (PISA). Tanto los ponentes como los participantes destacaron la importancia de compartir la orientación pedagógica entre todos los miembros del personal. Coincidieron en que las escuelas deberían practicar un liderazgo democrático y colaborador, en el que participen no solamente el director o directora y demás responsables, sino toda la comunidad escolar. En el seminario se analizó también el impacto de la crisis financiera y económica sobre la educación. Países como Letonia y Eslovenia denunciaron grandes recortes en los presupuestos destinados a la educación y en los salarios del personal docente. El FMI ha seguido imponiendo unas condiciones muy duras, como las reducciones salariales del sector público. Los participantes recomendaron que la IE y los sindicatos docentes deberían aprovechar el momento para poner de relieve el programa de dirección escolar a través de actividades de promoción constantes, la participación en el desarrollo de políticas y la organización de programas de formación en colaboración con las organizaciones en todos los ámbitos. En muchas partes del mundo continúan surgiendo nuevos problemas y desafíos que afectan considerablemente a los responsables de la enseñanza. Algunos de estos retos son la gestión y valoración de los resultados y la remuneración por mérito, las evaluaciones y estudios comparativos internacionales y el fomento de la competencia. La IE y los sindicatos docentes deberían seguir vigilando estos avances e implicando a las autoridades públicas y a las organizaciones internacionales para poder influir en la práctica y en la política de la dirección escolar. La Resolución del Congreso de la IE de 2007 establece que el personal de dirección debe ser contratado en función de las aptitudes requeridas: debe tener formación competente y experiencia en la docencia; debe estar capacitado en materia de liderazgo, gestión y preparación, y para crear una visión del centro escolar y ejercer la dirección de manera democrática y compartida. Ante el aumento de casos de violencia contra el personal docente, estudiantes y trabajadores de la enseñanza en general, los sindicatos deben poder trabajar con la dirección de centros escolares para garantizar la seguridad de sus docentes, apoyar al personal y a los estudiantes, y fomentar medidas de seguridad para afrontar los desastres naturales y la violencia. La crisis financiera y económica actual ha tenido un grave impacto en la gestión de la enseñanza en algunos países. En Estados Unidos, por ejemplo, el sector de la educación ha podido beneficiarse de los paquetes de estímulo económico. La IE y sus organizaciones miembro deberían continuar implicando a los organismos financieros internacionales y a las autoridades públicas para resistir los recortes en los fondos destinados a la educación y garantizar que la enseñanza sea incluida en los planes de recuperación. Por Dennis Sinyolo.

Este articulo fue publicado en Mundos de la Educación, No. 31, septiembre 2009.