Ei-iE

Alzando la voz de las mujeres docentes árabes

publicado 22 marzo 2017 actualizado 30 marzo 2017

Durante la 61ª Sesión de la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Condición de la Mujer, las mujeres dirigentes sindicales de la educación reafirmaron su solidaridad con sus hermanas de los países árabes, con especial hincapié en Bahréin.

Los delegados de la 61ªSesión de la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Condición de la Mujer (CSW61) escucharon el horrendo relato de las experiencias de una dirigente sindical con las autoridades. Jalila al-Salman, Vicepresidenta de la Bahrain Teachers’ Association (BTA), describió sus dificultades como mujer y dirigente sindical durante una sesión organizada por la delegación de la Internacional de la Educación (IE) el 12 de marzo en Nueva York, EE.UU.

Al-Salman, delegada de la IE en la UNCSW61, contó cómo ella y muchos de los dirigentes sindicales fueron arrestados en 2011, incluidos todos los miembros de la Comisión Ejecutiva de BTA y su Presidente, Mahdi Abu Dheeb. Los arrestos tuvieron lugar después de que el sindicato organizara una huelga y participara en protestas pacíficas. Sentenciados a una pena de cárcel por el tribunal militar, tanto al-Salman como Abu Dheeb sufrieron torturas durante su reclusión, así como abusos verbales y psicológicos.

Deterioro de la educación pública

Además de su propia historia, Al-Salman describió también el deterioro significativo de la calidad de la educación pública después de que el gobierno bahreiní contratara a miles de voluntarios no cualificados para remplazar a los docentes en huelga.

En respuesta a cuál era la mejor manera de apoyar a los docentes de su país, urgió a los participantes a dar a conocer la situación siempre que se presentase la ocasión ante sus gobiernos o los consulados y embajadas de Bahréin.

IE: Compartir historias como acto de solidaridad

En apoyo a Al-Salman y a sus compañeros, la Secretaria General Adjunta de la IE Haldis Holst destacó “la importancia de alzar las voces de las mujeres docentes árabes, especialmente dado que en muchos de estos países la mayoría de los docentes son precisamente mujeres”. También alentó a los miembros de la delegación de la IE en la UNCSW61 a compartir sus historias como acto de solidaridad, para aumentar la concienciación y conducir progresivamente a un cambio.