Ei-iE

Créditos: GPE/Carine Durand.
Créditos: GPE/Carine Durand.

#EI25: "Seguir siendo sindicalistas y seguir luchando", por Marième Sakho Dansokho (SYPROS, Senegal)

publicado 9 agosto 2018 actualizado 9 agosto 2018
Escritos por:

La Internacional de la Educación (IE) celebra sus 25 años de existencia. 25 años de lucha al servicio de la educación y de la profesión docente. Un camino transitado, repleto de éxitos y victorias, pero también de retos tenaces. Así es como la IE y sus organizaciones afiliadas se ven enfrentadas al capital y a los capitalistas, más preocupados por el lucro que por la educación de los/as niños/as. Además de estos lobbies poderosos y determinados, hay muchas otras amenazas que hacen peligrar el futuro de los sistemas educativos y de la profesión docente en todo el mundo. La lucha de la IE y sus posiciones definidas en todos los foros, sea con la comunidad proveedora de fondos, con la Alianza Mundial por la Educación, por una financiación adecuada de la educación, por la inversión en los/as docentes y contra la comercialización de la educación, pese a ser una tarea impresionante, se enfrenta a serias dificultades.

Estos retos y sus consecuencias, sobre todo en lo que se refiere al entorno deficitario de la enseñanza y del aprendizaje, la no disponibilidad de útiles y materiales pedagógicos y la escasa o inexistente formación y cualificación de los docentes, entre otros, impactan de una manera u otra al sindicato y al compromiso militante: los docentes sin o con escasa formación, enfrentados a problemas profesionales o de supervivencia, no están motivados y difícilmente se movilizan con el sindicato si dudan de su capacidad de influir sobre la política con vistas a satisfacer sus reivindicaciones. ¿Cómo se puede entonces brindar – a los docentes y al sistema educativo - una perspectiva más optimista de futuro? ¿Cómo responder frente a la cantidad ingente de necesidades, de imperfecciones, de retos y desafíos educativos? ¿Cómo hacer entender o hacer aceptar el lugar y el rol de la escuela y del/la docente en los procesos de transformación social?

Ser nosotros/as mismos/as, es decir, “ser sindicalistas” y seguir luchando implica una vuelta a los valores y un anclaje en los principios que se encuentran en la base del sindicalismo: independencia, autonomía, democracia, solidaridad.

Seguir siendo sindicalistas favorece el logro de la unidad sindical, ese reto que debemos absolutamente superar, ya que sólo unidos/as podremos ser más fuertes y más capaces de realizar todo nuestro potencial organizativo, así como hacer frente a los múltiples desafíos que rebajan la calidad de la educación y de la escolarización de todos/as los/as niños/as sin excepción. Es loable el trabajo de acompañamiento realizado por la IE en algunos países como Uganda, con la construcción de un sindicato unitario fuerte, UNATU, así como los procesos en curso (siempre con el apoyo de la IE) en algunos países francófonos como Costa de Marfil, Benín y Senegal, o la USEQ, Unión Sindical por una Educación de Calidad, un marco que engloba a las afiliadas de la IE, que hoy es una realidad con sus textos reglamentarios y una petición de reconocimiento oficial depositada frente al gobierno de Senegal.

La puesta en práctica del ODS 4 y la consecución de sus metas requieren la fuerte movilización de todos/as y cada uno/a, tal y como sucedió durante las manifestaciones organizadas en el marco de la campaña de la IE “Unámonos por la educación pública de calidad”, que condujeron a que la educación se mantuviera como objetivo en calidad propia durante la adopción de la Agenda 2030.

Como respuesta a una iniciativa sindical, la educación ha logrado así ser considerada como un derecho humano y un bien público.

Seguir siendo nosotros/as mismos/as, seguir siendo sindicalistas, apoyándonos en los valores de la militancia y del movimiento sindical, debe ser nuestro credo. Reforzados/as por nuestra experiencia, individual y colectiva, es imprescindible que lidiemos el combate contra las políticas de austeridad, la privatización y la mercantilización de la educación. De ahí la necesidad de difundir nuestras posiciones, sobre todo en el marco de la campaña de la IE “Respuesta Global”, que ha tenido un gran éxito en Uganda contra las escuelas Bridge, y que continúa en Kenia y Liberia.

Seguir siendo sindicalistas, mantener la movilización de las afiliadas de la IE, crear sinergias y las alianzas necesarias que permitirán seguir luchando para lograr el objetivo de una educación pública de calidad para todas y todos.

El 26 de enero de 1993 se creó la Internacional de la Educación a través de la fusión del Secretariado Profesional Internacional de la Enseñanza (SPIE), y la Confederación Mundial de Organizaciones de Profesionales de la Enseñanza (CMOPE). Con ocasión de su 25º aniversario se publicará, durante todo el año, una serie de blogs #EI25, que incluirá voces y comentarios de sindicalistas, activistas de la educación, organizaciones socias y amigos. Éstos reflexionarán sobre combates y victorias del pasado, de los que la organización ha ganado fuerza e inspiración para hacer frente a los retos presentes y futuros a los que se enfrentan la educación y la profesión docente. Si desean contribuir a esta serie, por favor diríjanse a [email protected].

Las opiniones expresadas en este blog pertenecen al autor y no reflejan necesariamente ninguna política o posición oficial de la Internacional de la Educación.