Ei-iE

“Estudiantes y docentes aúnan fuerzas por el planeta”, por Sebastian Berger.

publicado 21 abril 2021 actualizado 1 julio 2021
Escritos por:

Al tiempo que la pandemia de la COVID-19 se extendía por todo el mundo cobrándose millones de vidas, también afianzaba profundas desigualdades estructurales tanto a nivel internacional como comunitario. En un instante puso de manifiesto las carencias de nuestros dirigentes y dejó al descubierto, con trágicas consecuencias, las injusticias de nuestras sociedades.

La génesis de un movimiento estudiantil democrático mundial

Las respuesta económica desigual e inmoral por parte de la comunidad internacional suscitó una potente reacción internacional de solidaridad entre la juventud de todo el planeta. Organizaciones estudiantiles de ámbito nacional hasta regional se unieron para exigir justicia y una participación significativa. Así nació el Foro Global de Estudiantes, una organización que aglutina 183 sindicatos de estudiantes de 118 países.

Procedemos de movimientos con trayectorias notables. Hemos estado en primera línea de las luchas por la justicia medioambiental, los derechos humanos, la igualdad de género, la paz y la democracia. Nuestra herencia nos inspira y nos recuerda constantemente que la historia avanza como resultado de ideas radicales y de la participación política, un catalizador del cambio social. Nuestra cooperación se basa en valores compartidos que rigen nuestra forma de trabajar y los objetivos que nos proponemos. Como movimientos estudiantiles, compartimos la lucha por una participación significativa en las decisiones que conforman nuestras vidas, el futuro de las sociedades en las que vivimos y el planeta que habitamos.

Nos encontramos en una época en la que la democracia se ha convertido en un principio radical. Nuestra generación contempla los fracasos de los Gobiernos ante los retos históricos del cambio climático, los derechos civiles, la desinformación, la desigualdad económica, la migración masiva y la sanidad pública. Creemos que las estructuras sindicales independientes y democráticas son la clave para el desarrollo democrático.

La participación política significativa de los jóvenes y las jóvenes implica poner fin a las prácticas meramente simbólicas y de conveniencia, y garantizar, en cambio, una representación justa y legítima de la juventud y el alumnado en los debates y las decisiones mundiales. Los sistemas globales injustos se sustentan en estructuras de gobernanza no representativas de entidades políticas y económicas que arraigan la desigualdad, en lugar de combatirla.

Estudiantes y docentes unidos en la lucha por la justicia climática

Desde el comienzo de nuestra iniciativa en 2019, buscamos aliados: organizaciones representativas, democráticas e independientes, guiadas por valores, para que luchen con nosotros por una vida digna y un futuro mejor. Las organizaciones de estudiantes y docentes siempre han estado unidas a través de una filosofía solidaria de sindicalismo y la determinación de desafiar el statu quo político cuando sea necesario.

En marzo de 2021, el Foro Global de Estudiantes llegó a un acuerdo de asociación con la Internacional de la Educación que nos permite gestarnos dentro la estructura de la IE, facilitando el aprendizaje mutuo con un espíritu de intercambio abierto, honesto y crítico, y el compromiso de respetar la autonomía de cada una de las partes. Esta coalición formal y global entre los movimientos de docentes y estudiantes se desarrolla en un momento crítico de la historia.

Los científicos coinciden en que el cambio climático representa la mayor amenaza a la que se ha enfrentado la humanidad. El consumo excesivo de recursos naturales, la extinción masiva de especies, los daños permanentes provocados por la contaminación y las persistente injusticias sociales son hechos bien documentados. Como estudiantes y docentes, escuchamos y apoyamos a la comunidad científica.

Debemos actuar juntos con carácter de urgencia para defender a las generaciones futuras y nuestro ecosistema en general. Creemos que la educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía activa son la clave para empoderar al alumnado a la hora de forjar un futuro sostenible. Las escuelas y universidades deben integrar la sostenibilidad local y global en la enseñanza, la investigación y todas sus operaciones para cumplir con su obligación de construir unas sociedades más sostenibles.

La educación para el desarrollo sostenible es un aspecto fundamental de la educación de calidad, y tanto el alumnado como el profesorado deben estar equipados para contribuir a abordar la crisis climática y conformar unas sociedades democráticas, inclusivas y socialmente sostenibles.

Para impartir una educación de calidad en materia de cambio climático es necesario introducir cambios profundos en los planes y programas de estudio. Ello implica también rediseñar las estrategias de aprendizaje y enseñanza en nuestras instituciones. La educación sobre cambio climático debe integrarse como asignatura básica y transversal en los planes de estudio escolares y universitarios.

El alumnado no solo deberá tener conocimientos sobre el clima una vez haya completado su educación, sino que también debe recibir apoyo para llevar a cabo iniciativas de sostenibilidad a lo largo de su trayectoria educativa. Esto es algo que el aprendizaje centrado en el estudiante, así como una mayor participación democrática del alumnado y del personal en las operaciones de las instituciones educativas, debería ayudar a abordar.

En tanto que federaciones globales de docentes y estudiantes, la Internacional de la Educación y el Foro Global de Estudiantes representan el grueso de la comunidad educativa mundial. Teniendo en cuenta el poder transformador de la educación, cambiar el rumbo del calentamiento global es algo que está en nuestras manos, en las manos de nuestros miembros y de nuestros colectivos.

Juntos transformaremos la forma de enseñar y aprender acerca del desarrollo sostenible e instaremos a nuestros Gobiernos a que tomen medidas inmediatas antes de que sea demasiado tarde. Faltan cinco minutos para medianoche. Se nos acaba el tiempo.

--

Hoy, la Internacional de la Educación lanza una campaña internacional destinada a garantizar que la educación en materia de cambio climático sea tan importante como leer y escribir. Únete a la inauguración virtual: Educar por el planeta: Cumbre mundial de educación que tendrá lugar el 21 de abril de 13.00 a 16.00 pm CEST.

La Cumbre Mundial sobre Educación es parte de una serie de eventos que marcan la Semana de la Tierra. En colaboración con EARTHDAY.ORG, los eventos reunirán las voces de docentes, estudiantes, activistas y defensores de la justicia climática de todo el mundo.

Las opiniones expresadas en este blog pertenecen al autor y no reflejan necesariamente ninguna política o posición oficial de la Internacional de la Educación.