Ei-iE

Credit: DFID / Pippa Ranger
Credit: DFID / Pippa Ranger

“¿Cuáles son los obstáculos que frenan la educación para el desarrollo sostenible entre el profesorado?”, por Dominique Bernier.

por: Dominique Bernier publicado 2021-04-15 actualizado 2021-04-29

La Internacional de la Educación inició una encuesta el 1 de marzo para medir la percepción del personal docente sobre su capacidad individual para enseñar las cuatro áreas temáticas de la educación para el desarrollo sostenible y la educación para la ciudadanía mundial (EDS/ECM). La finalidad de esta encuesta es también evaluar hasta qué punto se apoya al profesorado en su formación y práctica para impartirlas.

Una investigación para dar información sobre el seguimiento de la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

La encuesta se sitúa en el contexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), un conjunto de metas y objetivos universales elaborados para abordar los apremiantes desafíos ecológicos, políticos y económicos a los que se enfrenta nuestro mundo. Los 17 ODS son un llamamiento mundial a la acción para erradicar la pobreza, proteger el planeta y velar por que todos los seres humanos vivan en paz y con prosperidad.

Esta encuesta es una importante contribución destinada a facilitar la consecución de la meta 7 del ODS 4, la cual se centra específicamente en la educación para el desarrollo sostenible y tiene como objetivo “garantizar, para 2030, que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otros medios gracias a la educación para el desarrollo sostenible y la adopción de estilos de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad entre los géneros, la promoción de una cultura de paz y no violencia, la ciudadanía mundial y la valoración de la diversidad cultural y de la contribución de la cultura al desarrollo sostenible”.

De hecho, identificando claramente los obstáculos experimentados por el profesorado para integrar activamente la educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial en su práctica profesional, la IE podrá proponer soluciones innovadoras para hacer frente a las dificultades experimentadas sobre el terreno. Las organizaciones sindicales también estarán mejor preparadas para reivindicar los cambios que requiere la formación inicial y, de ser necesario, el plan de estudios, así como un mejor apoyo para ayudar a sus miembros a inculcar estos conocimientos y competencias a su alumnado.

El desarrollo sostenible es un concepto amplio que abarca la mayor parte de los ámbitos de la actividad humana. Enel contexto de laencuesta se han seleccionado cuatro temas principales: el cambio climático, el consumo y la producción sostenibles, los derechos humanos (incluida la igualdad entre los géneros), así como la diversidad cultural y la tolerancia. Debe entenderse, pues, que la educación para el desarrollo sostenible y la educación para la ciudadanía mundial reúnen estas cuatro dimensiones.

Redescubrir la importancia de la educación para el desarrollo sostenible en un contexto de crisis

El contexto actual, marcado por la pandemia de la COVID-19, pone de relieve los desafíos a los que se enfrenta el profesorado y la manifiesta falta de apoyo que encuentran en las instituciones educativas.

La aplicación de medidas sanitarias se suma a una tarea diaria ya demasiado pesada. La alternancia entre la enseñanza presencial o a distancia, a veces efectuada sin previo aviso durante los brotes o de acuerdo con las decisiones del Gobierno, afecta a la moral del personal de la educación, ya debilitada, al igual que la de la población en general, por más de un año de alejamiento social y sus posibilidades de realizar su trabajo satisfactoriamente.

En Quebec, las negociaciones nacionales de los convenios colectivos del sector público se suman a esta realidad, y el desprecio de la clase dirigente añade el insulto al agravio al negarse a reconocer la dedicación y la flexibilidad excepcional mostradas por las trabajadoras y trabajadores de la salud y de la educación. Al negarse a aumentar sus insultantes ofertas salariales, en un momento en que cada vez se exige más trabajo al personal de la educación y en una época en que Quebec se enfrenta a una escasez sin precedentes de docentes, ¡el Gobierno no puede seguir afirmando que la educación es una prioridad!

Huelga decir que, en este contexto, la educación para el desarrollo sostenible y la educación para la ciudadanía mundial no ocupa los primeros lugares entre las prioridades del profesorado de Quebec. Sin embargo, muchos son conscientes de que la crisis ecológica y climática que ya estamos viviendo hará aún mayores estragos que la pandemia. De hecho, si no reaccionamos y seguimos retrasando la toma de medidas, nos espera una sucesión de grandes crisis sanitarias derivadas directamente del cambio climático. Por lo tanto, la educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial es más importante que nunca para abordar los desafíos contemporáneos.

Dar al profesorado una voz para satisfacer mejor sus necesidades

La encuesta de la IE adquiere aquí todo su sentido, ya que muchos miembros del personal de la educación consideran la educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial como un medio insoslayable y ya la están integrando en su práctica. Sin embargo, esta integración es desigual y muchos se enfrentan a grandes dificultades, ya sea relacionadas con lagunas en la formación inicial, falta de tiempo para la formación continua, falta de acceso a materiales y recursos didácticos adecuados para llevar a cabo proyectos educativos enriquecedores, o simplemente la resistencia de la dirección recalcitrante de escuelas o centros de servicios escolares.

En Quebec, el Movimiento de acciones colectivas en transición medioambiental y social de la Centrale des Syndicates du Québec (Movimiento ACTES) y la Red de escuelas asociadas de la UNESCO de Quebec (ResEAU) están trabajando para establecer herramientas innovadoras destinadas a brindar un mejor apoyo y preparación a sus miembros como parte de su práctica en relación con la educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial. Próximamente se pondrá en marcha una herramienta para crear una comunidad de prácticas dedicada a este tema, así como una plataforma de certificación de instituciones educativas a favor de la transición justa.

Para la CSQ y el Movimiento ACTES, así como para ResEAU, la encuesta de la IE es una oportunidad única para hacer un balance de las dificultades experimentadas sobre el terreno, tanto por nuestros miembros como por el profesorado de todo el mundo. No cabe duda de que los resultados de esta encuesta proporcionarán datos valiosos que nos permitirán brindarles una mejor ayuda respondiendo de manera concreta a sus necesidades.