Ei-iE

Photo by Markus Spiske on Unsplash
Photo by Markus Spiske on Unsplash

Instan a los ministros y las ministras de Educación del G20 a respaldar una educación climática de calidad antes de la COP26 de las Naciones Unidas en Glasgow

publicado 2021-06-03 actualizado 2021-06-09

Cientos de millones de personas trabajadoras, docentes, jóvenes y ambientalistas señalan que la educación es fundamental para la acción climática y para una economía fuerte y sostenible.

Se está instando a las ministras y los ministros de Educación de todo el mundo a que, cuando se reúnan en Italia como parte de la ronda de reuniones del Grupo de los 20 (G20), den prioridad a una educación climática de calidad como uno de los principales resultados de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26).

Una alianza internacional de sindicatos laborales y docentes, grupos ecologistas, organizaciones de jóvenes y de padres y madres, institutos de investigación y organizaciones internacionales han publicado hoy una declaración en la que ponen de relieve la importancia de una ciudadanía formada sobre el clima para combatir el cambio climático.

Los grupos partícipes, que representan a cientos de millones de personas en todo el mundo, también ven la vinculación de una educación climática de calidad con una intensa participación cívica como algo fundamental para una mejor adopción de decisiones por parte de los gobiernos, el empleo verde y la generación de una economía del siglo XXI nueva, más sólida y más sostenible.

El objetivo de cero emisiones para 2050 será imposible sin la alfabetización climática y medioambiental

La Declaración conjunta de la sociedad civil sobre la ambición en materia de educación climática, con miras a la reunión del G20 que se celebrará en Sicilia el 22 de junio, sostiene que los cambios y las innovaciones tecnológicas en ámbitos como los de las energías limpias y la movilidad eléctrica serán fundamentales para lograr los objetivos del trascendental Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Aunque también indica que, sin el cambio de comportamiento motivado por la alfabetización climática y medioambiental, el objetivo a largo plazo de “cero emisiones” para 2050, al que un número cada vez mayor de naciones aspira como línea de seguridad, será difícil de conseguir, si no imposible.

La investigación sugiere que los cambios de comportamiento individuales en la alimentación y la producción de desechos, la agricultura, el transporte y la calefacción pueden reducir entre un 20% y un 37% de las emisiones, y esto es vital para que el mundo siga manteniendo al cambio climático controlado y dentro de unos límites de seguridad marcados por el fundamento científico, se sostiene en la declaración.

550 organizaciones de la sociedad civil exigen una educación climática de calidad para todos/as

David Edwards, Secretario General de la Internacional de la Educación, que representa a casi 33 millones de docentes sindicalistas en cerca de 180 países, declaró:

“2021 tiene que ser el año en el que la educación climática sea fundamental en la vida educativa de todos los niños y niñas, y también tiene que ser el año en el que los gobiernos accedan a apoyar al profesorado para que la imparta. Corresponde que la reunión tan crucial de los ministros y las ministras de Educación del G20 tenga lugar con la Presidencia de Italia, un país que ya ha anunciado su compromiso y su comprensión de la necesidad urgente de una educación climática obligatoria y de calidad.”

Rebecca Winthrop, Codirectora del Centro de Educación Universal de la Institución Brookings, señaló:

“Los estudios iniciales indican que los estudiantes que reciben formación sobre acción climática no solo son responsables de sus propias decisiones en esta materia, sino que también influyen en las de sus familias y comunidades. Los sistemas educativos deben empoderar urgentemente a la juventud con el conocimiento, las habilidades y la mentalidad para tomar medidas sobre el clima en sus familias y comunidades.”

Kathleen Rogers, Presidenta de EARTHDAY.ORG, afirmó:

“Queríamos publicar esta declaración colectiva para trasladar a la Presidencia italiana del G20 y a las ministras y los ministros de Educación del G20 que unos resultados sólidos sobre la cuestión de la educación climática tendrían un fuerte respaldo en todo el mundo: la ciudadanía, el personal laboral, el profesorado, la juventud, padres y madres, organizaciones de desarrollo, el mundo académico y grupos ecologistas apoyan esta declaración”.

Sharan Burrow, Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional, dijo:

“La educación climática y los conocimientos sobre el medioambiente van a ser un pilar fundamental sobre el que puedan sentarse las bases, tanto ahora como a largo plazo, de una economía sostenible de cero emisiones y empleos inocuos para el clima. Necesitamos gobiernos que redoblen esfuerzos para conseguir esta realidad más temprano que tarde”.

Liesbet Steer, Directora de la Comisión de Educación, una iniciativa mundial presidida por el Enviado Especial de las Naciones Unidas para la Educación Mundial y anterior Primer Ministro del Reino Unido, Gordon Brown, declaró:

“La creación de una generación alfabetizada en el clima quizá sea la inversión pública más valiosa para ayudar a sortear el problema del cambio climático. Una ciudadanía bien educada es esencial para impulsar los cambios tecnológicos y de comportamiento necesarios para aumentar drásticamente la adaptación y la resiliencia. No obstante, con las tendencias actuales, la mitad de todo el alumnado que se gradúe en 2030, lamentablemente, estará mal preparada para prosperar en nuestro mundo cambiante. Quienes dirigen en materia de educación y clima deben unirse para actuar, ya que más de 600 organizaciones internacionales, organizaciones de la sociedad civil y activistas así lo han pedido a través de la campaña #SaveOurFuture”.

Desde su lanzamiento oficial en septiembre de 2020, la campaña de alfabetización climática y medioambiental de EARTHDAY.ORG ha reunido ya a más de 550 organizaciones signatarias procedentes de más de 100 países que representan a cientos de millones de profesionales de los sectores del medioambiente, la educación, la fe, la justicia y el trabajo. En el sector de la educación, los docentes de todo el mundo se están movilizando por una educación de calidad sobre el cambio climático a través de la campaña 'Educar por el Planeta' de la Internacional de la Educación

Preparación para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de noviembre

La Conferencia de Ministros de Educación del G20, que tendrá lugar en Sicilia el 22 de junio, se celebra seis meses antes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), organizada conjuntamente entre el Reino Unido e Italia, que tendrá lugar en Glasgow, Escocia.

La cita de noviembre, que se celebrará seis años después de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015, donde se adoptó el Acuerdo de París, tiene por objeto intensificar la ambición en relación con el desafío del cambio climático.

Hasta la fecha, pocos países han incluido una educación climática de calidad o ambiciosa en las revisiones de sus planes nacionales de acción climática. Sin embargo, unos resultados sólidos en la Conferencia de Ministros de Educación del G20 podrían cambiar esa realidad y abrir la puerta a una declaración o decisión en Glasgow por la que los gobiernos accedan a adoptar medidas más estrictas en los sistemas educativos nacionales con arreglo al artículo 12 del Acuerdo de París.