Ei-iE

La Internacional de la Educación condena el ataque a la democracia en Brasil

publicado 10 enero 2023 actualizado 13 enero 2023

La Internacional de la Educación condena el ataque a la democracia brasileña realizado el día 8 de enero del 2023 por grupos violentos incitados por el ex-presidente Jair Bolsonaro.

A pesar que Luiz Inácio Lula da Silva es el presidente de Brasil, democráticamente electo y reconocido por la comunidad internacional como el resultado de un proceso electoral justo, fuerzas de la derecha política continúan negando el resultado e incitando disturbios. Esto resultó en una serie de ataques violentos contra las ramas judicial, ejecutiva y legislativa del gobierno brasileño generando caos, daños de infraestructura y agresiones a periodistas y personal de seguridad.

El presidente Lula condenó la “incompetencia, mala fe o malicia” de algunos elementos de las fuerzas de seguridad que decidieron no intervenir o que inclusive animaron a los atacantes.  

En 2019, la Internacional de la Educación advirtió sobre las fuerzas autoritarias que alrededor del mundo están ganando fuerza y erosionando los cimientos de las sociedades libres, inclusive aquellas que cuentan con tradiciones democráticas de larga data. Como docentes, creemos en el papel fundamental de la educación, al permitir que la juventud entienda, adopte y ejercite sus derechos humanos y participe activamente en sus comunidades. La educación en derechos humanos es una defensa en contra del aumento de la violencia, la xenofobia, el racismo y todas las formas de discriminación.  

David Edwards, Secretario General de la Internacional de la Educación, declaró: “No podemos tolerar más ataques a la democracia, no podemos seguir dando espacio al fascismo, manipulaciones y mentiras. América Latina recuerda la era sangrienta de las dictaduras militares y no está dispuesta a volver a los ataques contra los derechos laborales, el dolor y el miedo, y la pérdida de miles de vidas que se siente hasta el día de hoy”.  

La Internacional de la Educación denuncia los ataques antidemocráticos realizados en Brasil y en todo el mundo. Llamamos a las autoridades brasileñas a marcar un claro y decisivo precedente identificando a los autores materiales e intelectuales y procesándoles de acuerdo a la ley. 

La voluntad del pueblo debe ser respetada.