Ei-iE

Estados Unidos: docentes hacen frente a desafíos tras huracán

publicado 8 noviembre 2012 actualizado 12 noviembre 2012

Muchos docentes, sus colegas y sus comunidades, sobre todo en Nueva York y Nueva Jersey, fueron duramente golpeados por el huracán Sandy. Sus hogares fueron destruidos, y sus escuelas y centros de trabajo seriamente dañados. Muchas familias todavía se encuentran en situación de emergencia, y carecen de agua potable, alimentos, ropa al tiempo que sufren cortes del suministro eléctrico.

Los edificios escolares se han convertido en refugios de emergencia, y continúan alojando a las personas que perdieron sus hogares a causa de la tormenta. Los docentes forman parte de aquellos que están debatiéndose para recuperarse de la devastación causada por el huracán. Sin embargo, los docentes también se cuentan entre aquellos que desde el primer momento estuvieron dispuestos a rendir servicios a sus conciudadanos, a menudo haciendo muchos sacrificios.

Por ejemplo, en la ciudad de Nueva York, los miembros de United Federation of Teacher (UFT), que está afiliada tanto a la Amercian Federation of Teachers (AFT) como a la National Education Association (NEA), hacen frente al desafío. Son miles los que se han presentado como voluntarios, y trabajan en los centros de evacuación y los refugios. Se encargan de entregar provisiones, cuidan a los ancianos evacuados, atienden a los animales domésticos de los evacuados, y ayudan en toda la medida posible. Más importante, atienden a los niños, organizan actividades y supervisan la seguridad de los refugios luego de la tormenta. Y ahora, los docentes se están movilizando para garantizar que las clases vuelvan a impartirse lo antes posible, y que los niños y sus familias puedan volver a tener una vida estable.

El personal de apoyo de los centros de enseñanza, como las enfermeras de las escuelas de Nueva York y Nueva Jersey, han estado trabajando sin descanso para ayudar a las víctimas, incluso cuando sus propios hogares y lugares de trabajo han sido dañados. Los miembros de la Federación de empleados públicos de Nueva York, que trabajan en todo el estado, han cumplido labores de emergencia tendentes a aliviar las consecuencias de la catástrofe desde que la tormenta se hizo presente, así como lo han hecho sus colegas de Connecticut y Maryland.

“Cada vez que un desastre ha ocurrido en cualquier lugar del mundo, nuestras hermanas y hermanos de Educación Internacional siempre han estado presentes. Ahora estamos buscando donaciones para el AFT Disaster Relief Fund a fin de ayudar a nuestros miembros, a sus familias y comunidades a recuperarse," declaró el Presidente de AFT, Randi Weingarten.

"Los desastres pueden suceder de un momento a otro - así que nos corresponde a todos hacer frente al desafío y ayudar allí donde podamos," dijo Dennis van Roekel, Presidente de NEA, y Vicepresidente de IE.

EI Secretario General, Fred van Leeuwen, refleja la fuerte impresión que sintieron muchas personas luego de este desastre natural al decir “lo triste que estamos por la destrucción considerable y pérdida de vidas, pero también reconfortados por la labor de los docentes, los empleados del sector público y los trabajadores de la salud que dan ayuda y alivio a aquellos que lo necesitan.”

Las prioridades más importantes han sido la de salvar vidas y abastecer de alimentos, refugio y cuidados sanitarios a aquellos más afectados por el huracán. Los docentes y sus comunidades abrigan confianza en su resolución y determinación para un trabajo de reconstrucción en el que todos participen. Pero la recuperación total llevará varios meses. Las donaciones y los mensajes de alivio de los sindicatos hermanos de todo el mundo han comenzado a llegar.

Para hacer una donación en línea segura por tarjeta de crédito, tomad contacto con AFT Disaster Relief Fund . Esas contribuciones se distribuirán a aquellos miembros que más las necesiten en estos momentos difíciles.