Ei-iE

UNESCO: superar el déficit financiero en educación y poner fin a la violencia de género

publicado 11 marzo 2015 actualizado 30 marzo 2015

En sus últimos informes, la UNESCO hace un llamamiento sobre la necesidad de financiar de manera adecuada la educación y asegurar una educación de calidad para todos/as. Además, ha hecho sonar la voz de alarma sobre la violencia de género relacionada con la escuela.

El coste de los objetivos fundamentales de Educación post-2015

En un informe publicado hoy, “Poniendo precio al derecho a la educación: el coste de alcanzar los nuevos objetivos para el año 2030”, muestra que hay un déficit de financiación anual de 22.000 millones de dólares en el período del 2015 al 2030 si se quiere alcanzar una educación universal de calidad en los niveles de preescolar, primaria y en los primeros años de educación secundaria, en los países de bajos y medianos ingresos.

Se prevé que el coste total anual aumente de 100.000 millones de dólares en 2012 a 239.000 millones de dólares, de media, en los próximos 15 años. Este coste total está en camino de triplicarse en los países de bajos ingresos. Estas son algunas de las principales conclusiones de los objetivos fundamentales de la agenda de educación post-2015.

Además, para mejorar la calidad de la educación según lo previsto en la agenda post-2015, el gasto por estudiante debería aumentar de manera sustancial. Por ejemplo, los países de bajos ingresos necesitarían aumentar la cantidad que gastan por cada estudiante de primaria, de 65 dólares a 199 dólares en 2030.

El derecho de las niñas a una educación segura, inclusiva y de calidad está siendo mermado en las escuelas

En su documento político centrado en la educación primaria y secundaria, “la violencia de género relacionada con la escuela (SRGBV en sus siglas en inglés) está impidiendo que se alcance una educación de calidad para todos/as”, la UNESCO sostiene que la SRGBV es una preocupación global que impide que los niños, y especialmente a las niñas, ejerzan su derecho a una educación segura, inclusiva y de calidad.

Se requiere un planteamiento sistemático y armonizado para identificar, monitorizar y entender la SRGBV, así como intervenciones de políticas sólidas con el fin de desarrollar soluciones específicas para abordar el problema de manera efectiva.

Las pruebas evidencian que la SRGBV afecta a millones de niños/as y adolescentes de todo el mundo. Es una de las peores manifestaciones de discriminación de género y viola un amplio abanico de los derechos de los/as niños/as. La educación es un factor crítico para el empoderamiento y la transformación de la vida de los jóvenes, especialmente de las niñas, sin embargo, la violencia de género generalizada en las escuelas y en sus alrededores socava seriamente el logro de una educación de calidad, inclusiva y equitativa para todos/as los/as niños/as.

La evidencia indica que la SRGBV afecta a millones de niños y adolescentes en todo el mundo. Es una de las peores manifestaciones de discriminación de género y viola una amplia gama de los derechos del/a niño/a. La educación es fundamental para el empoderamiento y la transformación de las vidas de los jóvenes, especialmente de las niñas, sin embargo, la violencia de género generalizada en los alrededores de las escuelas socava seriamente el logro de una educación de calidad, inclusiva y equitativa para todos los/as niños/as.

Compromisos internacionales

Se han propuesto una serie de recomendaciones para garantizar los compromisos y alcanzar la colaboración de los actores de la educación a nivel nacional e internacional, incluyendo a gobiernos, Ministerios de Educación y donantes.

El informe hace un llamamiento para que la SRGBV sea claramente reconocida en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible post-2015, y debe incluirse en los esfuerzos para lograr la equidad en los objetivos educativos.

"Las escuelas son el lugar donde se produce la SRGBV, pero son también los lugares donde se puede detener”, señala el informe. Las escuelas deben ser entornos de aprendizaje donde las normas sociales y las desigualdades de género se desafían y transforman, incluyendo actitudes y prácticas que condonan la violencia.

El informe fue presentado de manera conjunta este mes en el Informe Mundial de Educación para Todos/as, UNESCO, y la Iniciativa de las Naciones Unidas para la educación de las Niñas, en la 59ª sesión de la Comisión de la ONU sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer que ha tenido lugar en Nueva York, Estados Unidos.