Ei-iE

Los sindicatos de docentes centran su atención en la difícil situación de la educación de los niños refugiados

publicado 15 octubre 2015 actualizado 21 octubre 2015

De Europa a los Estados Unidos, los sindicatos de docentes han instado a sus gobiernos a recibir un mayor número de personas refugiadas y a asegurar que las escuelas abran sus puertas para garantizar el acceso a una educación de calidad para los niños y niñas refugiados.

El último informe de la educación de UNICEF revela que el conflicto en Siria ha obligado a huir del país a 52.000 docentes, dejando a 2,4 millones de niños y niñas sin acceso a la escuela. En respuesta a estas cifras impresionantes, los sindicatos afiliados de la Internacional de la Educación (IE) han puesto de relieve este problema y están tomando medidas a fin de que los gobiernos asuman sus responsabilidades y abran tanto sus fronteras como las puertas de sus escuelas a los refugiados.

En una carta abierta a su primer ministro, el sindicato de docentes de Polonia, el ZNP, pide al Gobierno que no se limite a abrir las aulas a los niños y niñas refugiados, donde posiblemente experimenten un choque cultural, se vean expuestos a un nuevo idioma y a los estereotipos, sino que también trabaje en estrecha colaboración con los padres con el fin de crear entornos de aprendizaje de calidad positivos y seguros. Asimismo, el sindicato condenó la indecisión del Gobierno para hacer frente a la situación de los refugiados.

“No podemos permanecer de brazos cruzados mientras los políticos se debaten para evitar el momento en que su Gobierno deberá tomar decisiones y medidas concretas”, señalan en su carta, añadiendo que el Gobierno debe tomar medidas para sacar lo antes posible a los refugiados de los campos inhóspitos en los que viven para que experimenten una inmersión en la sociedad polaca.

En Alemania, el sindicato Verband Bildung und Erziehung(VBE) hace un llamamiento para que se incrementen los recursos, tales como psicólogos, intérpretes y docentes, destinados a la educación ante la situación de los refugiados. El sindicato también desea que los docentes reciban formación con miras a proporcionar a los estudiantes refugiados una atención y enseñanza adecuadas.

Al otro lado del Atlántico, el Consejo Ejecutivo de la American Federation of Teachers (AFT) ha aprobado una resolución sobre la “Crisis de la migración”, en la que pide principalmente al Gobierno de Estados Unidos que aumente considerablemente el número de refugiados aceptados en el país. La AFT también se ha comprometido a prestar su apoyo a las escuelas y comunidades de todo el país con el fin de ayudar a los estudiantes a hacer la transición a la vida estadounidense.