Ei-iE

Los profesores de universidad del Reino Unido hacen huelga para reivindicar la igualdad salarial entre hombres y mujeres y los contratos de trabajo justos

publicado 25 mayo 2016 actualizado 1 junio 2016

Los miembros del University and College Union (UCU) han iniciado una huelga de dos días en todo el Reino Unido en respuesta a la disminución de los salarios y a los contratos precarios tras la última oferta de los empresarios, considerada como “un insulto”.

La huelga de 48 horas se produce a raíz de la “última oferta” formulada por la Universities and Colleges Employers Association (UCEA) de incrementar los salarios de los docentes en un  1.1%. El University and College Union (UCU) afirma que dicho acuerdo equivaldría a reducir los sueldos del personal, que en términos reales han disminuido en un 14.5% durante los últimos siete años. Del mismo modo, el sindicato ha señalado que este incremento resulta insignificante en comparación con el del 5.1% ofrecido a los rectores universitarios.

Diferencia salarial entre hombres y mujeres y contratos precarios

Además del incremento salarial general, para los miembros del UCU están en juego otros dos temas fundamentales: la desigualdad salarial entre hombres y mujeres y los contratos precarios. En efecto, el personal docente femenino sigue ganando de media un 12.6% menos que sus compañeros varones. Por otra parte, la inseguridad laboral constituye un problema cada vez mayor en todo el Reino Unido. Hoy en día, 75 000 miembros del personal universitario han sido contratados con contratos precarios.

“Nuestros miembros han dejado claro que no van a tolerar la continua reducción de sus salarios, ni la desigualdad salarial y la creciente inseguridad laboral que están asolando el sector”, puntualizó la secretaria general del UCU, Sally Hunt. “Es hora de que se invierta adecuadamente en los docentes, los investigadores y el personal administrativo, que constituyen la piedra angular de nuestras universidades. La acción sindical que afecta a los estudiantes nunca se toma a la ligera, pero los miembros tienen la impresión de que no se les ha dejado otra alternativa”.

Se están programando manifestaciones para el 26 de mayo en 13 ciudades, que comprenden Belfast, Cambridge, Glasgow, Leeds, Manchester, Sheffield y Londres.