Ei-iE

Naciones Unidas: Los líderes mundiales adoptan un plan para mejorar la protección de refugiados y migrantes

publicado 20 septiembre 2016 actualizado 26 septiembre 2016

La Internacional de la Educación ha estado presente en la primera Cumbre sobre refugiados y migrantes de la Asamblea General de Naciones Unidas, en la que se incidió sobre la necesidad de proteger los derechos de los refugiados y migrantes, incluido el derecho a la educación.

Desde la II Guerra Mundial no habíamos vivido una etapa en la que tantas personas se hayan visto obligadas a abandonar sus hogares. Ante este hecho, los líderes mundiales se reunieron el 19 de septiembre en la sede de la ONU para adoptar la Declaración de Nueva York. Esta Declaración constata la voluntad política de proteger los derechos de refugiados y migrantes, salvar vidas y compartir responsabilidades con respecto a los grandes desplazamientos de personas en un ámbito mundial. La Internacional de la Educación (IE) contó con la representación en la Cumbre de Haldis Holst, Secretaria General Adjunta de la IE, Dennis Sinyolo, Ingrid Convery y Steffen Handall (Union of Education Norway), Jill Christianson y Princess Moss (National Education Association, Estados Unidos), y Wilson Sossion (Kenya National Union of Teachers).

Compromisos y necesidades

La Declaración de referencia incluye compromisos serios para tratar los problemas actuales y preparar el mundo para los futuros retos relacionados con las migraciones. Se destacó la necesidad de iniciar las negociaciones que den lugar a una conferencia internacional y la adopción de un acuerdo global para conseguir una migración segura, organizada y continua en 2018. La Declaración expone compromisos para:

•Proteger los derechos humanos de todos los refugiados y migrantes con independencia de su condición. Se incluyen los derechos de las mujeres y niñas, además del fomento de su participación completa, igualitaria y significativa en la búsqueda de soluciones

•Asegurarse de que todos los niños refugiados y migrantes tienen acceso a la educación en el plazo de pocos meses desde su llegada

•Evitar y responder ante la violencia sexual y de género

•Apoyar a los países que están rescatando, recibiendo y acogiendo a grandes cantidades de refugiados y migrantes

•Trabajar para erradicar la práctica de detener a niños hasta que se sepa su condición migratoria

•Buscar un nuevo hogar para todos los refugiados identificados por la Agencia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) que necesiten restablecerse en otro lugar; ampliar las posibilidades de reubicación de refugiados en otros países, por ejemplo, a través de la movilidad laboral o los planes educativos

•Reforzar la gestión global de la migración al incorporar a la Organización Internacional para las

Migraciones (OIM) al sistema de Naciones Unidas

Naciones Unidas: La importancia de una acción conjunta

«Esta Cumbre representa un avance en nuestros esfuerzos colectivos para afrontar los desafíos de la migración humana», señaló Ban Ki-moon, Secretario General de Naciones Unidas, a los presentes. Además, indicó que la adopción de la Declaración de Nueva York supondrá que «más niños puedan ir a la escuela; más trabajadores busquen un empleo en el extranjero de forma segura, en lugar de quedar en manos de traficantes de personas, y que más gente disponga de posibilidades reales de volver cuando acabe la guerra, mantener la paz y aumentar las oportunidades vitales en su hogar».

El Secretario General de Naciones Unidas presentó la campaña «Juntos: respeto, seguridad y dignidad para todos», incluida en la Declaración. Se trata de «responder ante el aumento de la xenofobia y convertir el miedo en esperanza», manifestó, además de pedir  «a los líderes mundiales que se sumen a la campaña y se comprometan a defender los derechos y la dignidad de todos los que se ven obligados a abandonar su hogar en busca de una vida mejor».

Ban Ki-moon y el Director General de la OIM, William Lucy Swing, firmaron de manera conjunta un nuevo acuerdo por el que la OIM pasa a ser oficialmente organización vinculada al sistema de la ONU.

IE: Docentes de calidad para refugiados y migrantes

Haldis Holst, Secretaria General Adjunta de la IE, destacó que «los gobiernos deben garantizar el derecho a la educación de todos los niños y jóvenes refugiados y migrantes».

Los docentes han de contar con una formación profesional adecuada para poder responder mejor a las necesidades educativas de los refugiados y migrantes, indicó. Además, añadió que es necesario el reconocimiento de las cualificaciones de los docentes refugiados y migrantes.

Holst también habló en el Evento de debate por la dignidad y el trabajo decente para los migrantes y refugiados organizado por Global Unions, en el que destacó la importancia de la educación de los jóvenes y niños refugiados y migrantes, y la necesidad de centrarse en docentes y otros educadores.

Preocupaciones de Global Unions

La declaración del Consejo de Global Unions, de la que forma parte la IE, explica que el documento de resultados de las reuniones de alto nivel de Naciones Unidas sobre grandes desplazamientos de refugiados y migrantes incluye «numerosos elementos positivos».

Dicho documento «expresa la urgencia de afrontar este desafío y la necesidad de movilización, cooperación y gestión global de los refugiados y migrantes», señala la declaración. Además, destaca la importancia de tratar los problemas específicos de mujeres y niños, así como las cuestiones endémicas como la discriminación, el racismo y la xenofobia.

Global Unions también indica que el documento de resultados subraya la importancia de la educación, la atención sanitaria y otros servicios públicos así como la necesidad de un acceso completo a la seguridad social y otras protecciones sociales.

Por otra parte, el documento de resultados incide en la necesidad por parte de los gobiernos de realizar esfuerzos considerables para actuar juntos sobre el terreno, así como de destinar recursos a la migración, hecho que representa un acto de voluntad política según la declaración de Global Unions.

Aunque Global Unions se congratula por este compromiso presente en el documento de resultados para reforzar la gestión global de la migración y los refugiados, también destaca que la OIM, al contrario de lo que ocurre con el sistema de la ONU, desempeña un papel importante en el fenómeno migratorio pero carece de mandato, autoridad ni legitimidad sobre derechos humanos. Propone que al menos una agencia de la ONU, en concreto, la Organización Internacional del Trabajo, comparta responsabilidades con la OIM.

Con respecto a la «migración circular», temporal en otras palabras, Global Unions afirma que «siempre se produce una contradicción entre la defensa de los derechos de los trabajadores y la de la migración circular». Además, insiste en el hecho de que el fomento de la migración circular no debería incluirse en el Pacto Mundial de 2018. En su lugar, debería examinarse de forma realista y completa su impacto en las condiciones y los derechos de los trabajadores migrantes temporales.