Ei-iE

Día Internacional del Migrante: la IE reclama la protección de los derechos humanos de los migrantes

publicado 16 diciembre 2016 actualizado 22 diciembre 2016

La Internacional de la Educación conmemora el Día Internacional del Migrante reclamando a los gobiernos, la ONU y la comunidad internacional que defiendan, protejan y promuevan los derechos humanos de todos los migrantes ?—niños y niñas, trabajadores y trabajadoras, docentes, educadores?— y sus familias.

Garantizar los derechos humanos de todos los migrantes

Hay razones socioeconómicas, entre otras, que justifican la emigración. A pesar de que algunos países están sintiendo los efectos negativos de la fuga de cerebros, las investigaciones demuestran que la migración laboral internacional aporta muchos más beneficios a los países de origen y de acogida, a los trabajadores y trabajadoras migrantes individualmente y a sus familias. Sin embargo, a pesar de su significativa contribución al bienestar socioeconómico de los países de acogida, los migrantes suelen ser blanco de discriminación, odio y maltrato.

Muchos migrantes realizan su periplo de la mano de agencias de contratación abusivas y sin escrúpulos que, con frecuencia, les explotan cobrándoles cantidades exorbitantes, confiscándole sus documentos de viaje y negándoles los más fundamentales derechos humanos y laborales.

Los migrantes suelen ser víctimas de la violencia, sobre todo de agresiones y violaciones. En especial, las mujeres y los niños son presa fácil de la violencia y del tráfico de seres humanos. Las mujeres también suelen ser víctimas de abusos y discriminación en sus países de origen, además de en su país de acogida y durante el viaje de tránsito.

“La IE reclama a la ONU y a los gobiernos que adopten medidas concretas para garantizar los derechos humanos de todos los migrantes y que presten especial atención a las necesidades de las mujeres y los niños”, afirma el Secretario General de la Internacional de la Educación, Fred van Leeuwen.

“Deberían regularse todas las agencias de contratación y prohibir aquellas que infrinjan las prácticas de contratación éticas. Bajo ninguna circunstancia se deberían cobrar a los migrantes por contratarles”, insistió.

Los servicios públicos de calidad y la educación: esenciales

Los gobiernos de los países de tránsito y de acogida deberían garantizar el acceso de todos los migrantes a unos servicios públicos de calidad. Los migrantes necesitan, durante su trayecto y a la llegada al país de acogida, las protecciones que brindan la atención médica de calidad, una vivienda digna, saneamientos y seguridad social. Los migrantes deberían ser incorporados a los servicios existentes, y recibir asistencia en todo aquello que facilite su adaptación al nuevo país. Toda esta labor requiere recursos y unos servicios públicos efectivos y de calidad.

La educación es un servicio público de especial trascendencia para la inmigración. La educación puede constituir la vía más rápida para la integración de los niños y niñas refugiados. Puede prepararles para vivir en su nuevo país y ayudarles a adaptarse al idioma y las costumbres locales. La educación facilita, además, una mayor tolerancia, el razonamiento lógico y el debate. Por lo tanto, resulta una herramienta muy poderosa contra todas las formas de fanatismo y prejuicio.

La Internacional de la Educación insta, por todo ello, a los gobiernos de los países de tránsito y de acogida a velar por el acceso de todos los niños, jóvenes y adultos migrantes y refugiados a una educación de calidad. Los gobiernos deberían poner en marcha mecanismos para acreditar y reconocer las cualificaciones de los docentes migrantes y refugiados.

Los derechos laborales y la educación: el corazón del Pacto Mundial sobre la migración

La Internacional de la Educación hace un llamamiento a la ONU y a los gobiernos para que coloquen los derechos laborales y la educación en el centro del Pacto Mundial sobre la migración, que la ONU tiene previsto adoptar en 2018. En este contexto, resulta más importante que nunca el protagonismo de la OIT, cuyo mandato se basa en la justicia social, la paz y la democracia. El Pacto Mundial debería reafirmar la necesidad de que los gobiernos ratifiquen e implementen los Convenios sobre migración de la ONU y de la OIT.

“Es de vital importancia que el nuevo Pacto Mundial garantice el derecho a la educación de todos los migrantes y refugiados ?—niños, niñas, jóvenes y adultos?—, afirma Leeuwen.

“El pacto debería desarrollarse a través de un proceso transparente y participativo, en el que estén presentes la sociedad civil y los sindicatos”, concluyó.

La IE continúa defendiendo y promoviendo los derechos humanos y sindicales de los migrantes y refugiados, en concreto de los niños y niñas, docentes y educadores. Para más información sobre la labor de la IE, visiten el portal sobre Docentes por los Derechos de los Migrantes y Refugiados, aquí.