Ei-iE

Los/las colegas etíopes tienen el valor de mantener vivo el sindicato

publicado 1 septiembre 2006 actualizado 1 septiembre 2006

El 9 de noviembre de 2005, la Sra. Mulunesh Abebayehu fue arrestada, sin ningún aviso en la escuela secundaria donde enseña y fue llevada a la prisión de Kality en Addis Ababa.

¿Cual fue su crimen? Únicamente ser miembro de su sindicato, la Asociación de Maestros de Etiopia (ETA), y ser activista en su sección sobre temas de género. Aunque nunca tuvo cargos en su contra, Mulunesh estuvo en la prisión en dificilísimas condiciones durante siete meses. La Internacional de la Educación sacó el caso a la luz pública y denunció apeló al gobierno sobre su injusticia. La colega fue repentinamente, liberada el 9 de junio de 2006 sin explicaciones ni disculpas. Hasta el día de hoy, ninguna orden o cargo se han producido para justificar su detención.

Esta es una terrible muestra de la situación sindicalismo docente en Etiopia y no es lamentablemente un caso aislado. Al menos, 58 maestros y maestras y miembros del ETA han sido encarcelados en el 2006. Muchos/as están en la cárcel, algunos/as incluso sin ningún cargo en su contra.

Entre ellos, el destacado presidente la rama de ETA en Addis Abbeba, Kassahun Kebede. El prof. Kebede es uno de los 131 activistas de la sociedad civil que hace frente a una serie de falsos cargos incluidos los de alta traición, genocidio y ultraje a las leyes fundamentales, delitos que, potencialmente, son pasibles de la pena de muerte.

También el Presidente de ETA, el Dr. Taye Woldesmiate enfrenta a las mismas injustas acusaciones políticas y él conoce bien las brutales condiciones de las prisiones etíopes, puesto que sufrió seis años de arbitrarioencarcelamiento. En 1996, se convirtió en el primer etíope declarado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional.

El compañero Kebede está actualmente en la lista de los/as prisioneros/as de conciencia de Amnistía Internacional, prueba del compromiso de estos dos hombres con la búsqueda de la justicia social, la calidad de la educación y los derechos sindicales a través de acciones pacíficas, a pesar de la historia de violenta represión llevada a cabo por el gobierno.

Una historia de persecución

Fundada en 1949, ETA creció hasta convertirse en el sindicato más grande de Etiopia. Sus líderes actuaban abiertamente en la defensa de los derechos de los/as trabajadores/as de la educación y los derechos del estudiantado a una educación de calidad en un país donde millones de jóvenes estaban sin escolarizar.

Considerada como una espina constante para el gobierno, ETA se convirtió en el punto de mira de ataques particularmente insidiosos- uno de sus objetivos es el “robo de la identidad” del sindicato. En 1993, el gobierno financió la creación de un grupo rival que llevaba el mismo nombre que la afiliada de la IE: ETA (Asociación de Maestros Etíopes). Esta acción creó confusión entre los/as miembros, y lo más importante, privó a la auténtica ETA de sus recursos y pertenencias.

Desde 1993, las cuentas bancarias de ETA fueron congeladas, las cuotas de los/as miembros fueron entregadas al grupo que apoyaba el gobierno y la mayoría de los edificios de ETA fueron cerrados. La sede del sindicato fue saqueada varias veces. En noviembre de 2005, la policía ocupó dos de las oficinas que quedaban de la auténtica ETA, sin mandato judicial y confiscaron todas las computadoras y documentos oficiales.

Los/as auténticos líderes sindicales estan siendo continuamente amenazados/as. En 1993, el Dr. Taye fue despedido de su posición en la Universidad de Addis Abeba después de haber firmado una carta condenando la violencia que utilizaron las fuerzas de seguridad del gobierno contra una manifestación de estudiantes. A renglón seguido fue condenado con falsas acusaciones y encarcelado desde 1996 hasta 2002, cruelmente obligado reclusión solitaria por largos períodos.

Asefa Maru, el anterior Secretario General Adjunto de ETA, era un respetado líder sindical y un miembro ejecutivo del Consejo de Derechos Humanos de Etiopía. En 1997, Maru fue asesinado por la policía de seguridad. A raíz de su asesinato, el Secretario General Gemoraw Kassa se vio obligado a solicitar asilo al Reino Unido. Kassa volvió voluntariamente a Etiopia en el 2004, a pesar de todos los riesgos.

En octubre de 2005, el Dr. Taye se vio obligado a partir al exilio por segunda vez. Los últimos cargos, in absentia, confirmaban el temor de que, de quedarse en Etiopia, hubiera sido encarcelado nuevamente.

La IE proporciona asistencia a ETA a través de proyectos de solidaridad y apoyo humanitario para maestros y maestras y sus familias, puesto que los/as afiliados de base también pagan un precio por su militancia sindical. Los/as docentes que se afiliaron a ETA son acosados/as, desplazados/as y sujetos/as a discriminación e injustas condiciones de trabajo. La persecución se intensifica cuando participan de las reuniones sindicales. Aun así, ETA demuestra que, a pesar de estas enormes dificultades, esta determinada a continuar con sus trabajo.

Una prueba de realización

Que el sindicato haya sido capaz de sobrevivir desde 1993, a pesar de todos los impedimentos, es algo fuera de lo común. De hecho, ETA es todavía una organización increíblemente comprometida y fuerte que realiza innumerables acciones. Es un potente testimonio de la fuerza, coraje, y compromiso de los líderes y miembros de ETA.

Los/as activistas de ETA continúan trabajando en el programa para la promoción de la Educación para Todos y Todas, educación para la salud y la prevención del VIH/SIDA, temas profesionales y el combate contra el trabajo infantil. Los proyectos y actividades para el 2006 incluyen el refuerzo de las capacidades del sindicato, temas de género, investigación y publicaciones, encuestas, desarrollo de políticas, sensibilización y asesoramiento sindical. En los últimos años docentes de todo el mundo se han aliado con sus colegas etíopes. La IE se ha pronunciado sobre los abusos de los derechos y libertades de los/as docentes en muchos foros internacionales. En julio, el Sindicato de Docentes Holandés (AOb) organizó una serie de reuniones en Utrecht, conjuntamente con la IE y el Sindicato Nacional de los Maestros y Maestras de Inglaterra y Gales (NUT).

Los líderes de ETA, se sintieron apoyado por el gesto y contentos con la oportunidad de reunirse con el Dr. Woldesmiate, su presidente en el exilio, por la primera vez después de mucho tiempo. También trataron el tema de su difícil situación con Kari Tapiola, Director Ejecutivo para los Principio y Derechos Fundamentales en el Trabajo, y persona clave de la Organización Internacional del Trabajo.

“Nuestra moral y energía para actuar fue ampliamente fortalecida por el apoyo y las útiles sugerencias ofrecidas por el Sr. Tapiola, los otros representantes de la OIT y los/as colegas internacionales” dijo el Secretario General Kassa.

Juntos, los maestros y maestras sindicalistas decidieron hacer un detallado informe con los continuos abusos en contra de los/as docentes etíopes y para ser presentado al Comité de Expertos sobre la situación de los/as docentes de la OIT/UNESCO. También, enviaran la segunda queja oficial contra el gobierno etiope al Comité de Libertad de Asociación de la OIT.

Entre tanto, a pesar de la falta de recursos, valientemente los/as líderes de ETA han llevado a cabo los planes para realizar su Asamblea General de 2006 desde el 30 de agosto al 1 de septiembre en Addis Abeba. La asamblea abrió con alrededor de 160 delegados/as y los invitados/as locales y extranjeros presentes, con la sola excepción del Ministro de Educación Etiope, quien fue invitado pero decidió no asistir al evento.

Las esperanzas de ETA para la realización de una asamblea constructiva se desvanecieron, desafortunadamente, cuando, por la segunda vez en el año, las autoridades interrumpieron la reunión. Durante la pausa para el almuerzo, oficiales de seguridad armados rodearon el salón donde se realizaba la reunión, dispersaron a los participantes y cerraron la asamblea por la fuerza. Los dirigentes y representantes de ETA y de la IE llamaron inmediatamente a las embajadas y la OIT, y solicitaron una intervención directa con las autoridades etíopes a fin de urgirles a que respetaran las leyes internacionales y garantizan la libertad de reunión y asociación.

Esto es sólo el último capítulo de una continua historia de represión contra ETA y de intromición en sus actividades y finanzas. La IE continuará trabajando solidaridad con los/as maestros y maestras de Etiopia, y urgiendo al gobierno para que reconozca a ETA como la voz legítima de la profesión docente y un aliado admirable para crear un sistema escolar mejor para todos los niños y niñas de Etiopia.

Por Jan Eastman and Dominique Marlet

Jan Eastman es la Secretaria General Adjunta de la IE y Dominique Marlet es la Coordinadora de Derechos humanos y sindicales.