Ei-iE

China: Un docente sancionado por mostrar fotos de escuelas destruidas

publicado 10 septiembre 2008 actualizado 10 septiembre 2008

El docente que publicó varias fotos en Internet de algunas escuelas destruidas por el terremoto Sichuan ha sido sancionado a un año de trabajo correccional, según la organización Human Rights in China (HRIC).

Liu Shaokun, un docente de la escuela secundaria Guanghan, en la ciudad de Deyang (provincia de Sichuan), viajó a varias de las zonas más afectadas por el terremoto del 12 de mayo, tomó fotos de escuelas destruidas y las publicó en Internet. En una entrevista con los medios de comunicación, el docente expresó su indignación por “la consistencia de ‘tofu’ de los edificios”.

El gobierno ha reconocido que el terremoto destruyó 7.000 escuelas y que entre las casi 70.000 víctimas mortales confirmadas se encuentran alrededor de 11.000 estudiantes y docentes.

Liu fue detenido el 25 de junio en su escuela. Cuando su mujer preguntó cómo y por qué debía hacer trabajo correccional durante un año, le dijeron que Liu había sido sancionado por “incitar disturbios”. De acuerdo con las normas chinas del trabajo correccional, las autoridades de seguridad pública pueden sancionar hasta cuatro años a cumplir esta pena sin que por ello deba celebrarse ningún juicio o deba haber acusaciones oficiales.

“En lugar de investigar y buscar a los responsables de la tan penosa calidad de las escuelas, las autoridades están recurriendo al trabajo correccional para acallar y encerrar a los ciudadanos que muestran su preocupación por el asunto, como el docente Liu Shaokun y otros”, dijo Sharon Hom, directora ejecutiva de HRIC, una ONG fundada en marzo de 1989 por estudiantes y becarios chinos. La Internacional de la Educación no cuenta con ninguna afiliada en la China continental pero está animando a sus organizaciones miembro a apoyar los esfuerzos de las autoridades y las agencias de ayuda internacionales para establecer acuerdos de educación provisionales para los casi 3 millones de niños afectados por el terremoto.

Este articulo fue publicado en Mundos de la Educación, No. 27, Septiembre 2008.