Ei-iE

Nepal: Las históricas elecciones abren una nueva era de esperanza

publicado 10 septiembre 2008 actualizado 10 septiembre 2008

A principios de año llegó a su fin una sangrienta década de guerra civil en la que murieron más de 130.000 nepaleses. El 10 de abril se celebraron elecciones nacionales en un clima pacífico, a pesar de las graves violaciones de derechos humanos y los violentos episodios acontecidos durante la campaña.

Venció el Partido Maoísta con más del 30% de los votos. El partido del Congreso de Nepal consiguió casi el 23% de los votos. Estos partidos, junto con los demás grupos políticos principales, coincidieron en que la primera misión del gobierno sería la de deshacerse de la despreciada monarquía, que ha gobernado el país durante 240 años.

De esta manera, el 28 de mayo Nepal se convertía en la república más joven del mundo, cuando la Asamblea Constituyente recién elegida votó a favor de abolir el trono. A lo largo de todo el país, multitudes de nepaleses llenos de júbilo abarrotaron las calles para celebrar el fin del reinado de Gyanendra.

La Internacional de la Educación recibió con satisfacción estos avances, y va a comenzar a trabajar con sus dos afiliadas en Nepal de cara a fortalecer la educación pública y a combatir el VIH y el SIDA en la nación del Himalaya.

Alexandra Cogels, de la IE, habló con el secretario general de la asociación nacional de docentes de Nepal (NNTA), Baburam Adhikari, y con el secretario general de la asociación de docentes del país (NTA), Birendra P. Shrestha, en el transcurso del primer seminario de EPT-SIDA organizado en Nepal, del 25 al 28 de junio en Katmandú.

Con todos los cambios políticos, ¿cómo ven el futuro de la educación?

“Los nepaleses no esperamos que el cambio se produzca de forma repentina, porque los problemas económicos, geográficos y culturales en nuestro país son demasiado grandes”, señaló Shrestha. “Ahora que el Partido Maoísta ha tomado el poder, se están debatiendo diversos temas, por ejemplo la educación privada, la educación de la república, etc. Sin embargo, lo que ponemos en tela de juicio es la falta de un pensamiento informado y la falta de consenso entre las partes interesadas. Los maoístas deben recurrir más a las consultas. Nuestra labor se basa en la creencia de que la educación debe ser para todos, debe ser integradora y afrontar los retos del siglo XXI”.

Adhikari se mostró de acuerdo: “NNTA considera que debe haber una nueva política educativa, acorde con la realidad sobre el terreno de este país. Hasta ahora, como consecuencia de las políticas de educación inapropiadas, muchos jóvenes carecían de empleo y se iban al extranjero. Por tanto, la educación debe estar vinculada a las vidas de las personas. Por eso estamos negociando con el gobierno, para lograr una educación integradora y de calidad para todos”.

Adhikari también destacó que en torno al 13% de los niños en edad escolar no está escolarizado. “¿Cómo podemos llevarlos a la escuela? Estas consideraciones prácticas suponen un gran desafío. Existen además problemas específicos, como la educación en las zonas montañosas, el abandono escolar, la educación de las niñas, etc. La nueva política educativa debe tratar estos problemas”.

¿Por qué es importante iniciar el Programa EPT-SIDA en Nepal? “La educación y la salud son los dos pilares del desarrollo de las naciones”, afirmó Adhikari. “Para cumplir estos dos objetivos, las organizaciones de docentes tienen mucho trabajo por delante. Ambos aspectos, tanto la Educación para Todos como el VIH/SIDA, están relacionados con la sociedad. En Nepal los docentes pueden generar cambios, pueden hablar para aclarar las informaciones incorrectas y los malentendidos en la sociedad. Queremos llegar a la sociedad a través de este programa”.

Shrestha, por su parte, añadió: “En el contexto mundial, Nepal es un país muy pequeño pero con muchos problemas, y nos preocupa mejorar nuestra nación. A las preocupaciones en torno a la educación se suma ahora la concienciación sobre el VIH/SIDA. Por tanto, queremos movilizar a nuestros afiliados para atacar este problema. También creemos que el programa contribuirá a la cultura de colaboración de nuestros sindicatos”.

Este articulo fue publicado en Mundos de la Educación, No. 27, septiembre 2008.