Ei-iE

Más derechos, menos violaciones

publicado 22 diciembre 2009 actualizado 22 diciembre 2009

Los docentes del Sudeste Asiático que se enfrentan a violaciones de sus derechos sindicales cuentan ahora con una nueva línea de defensa y una nueva fuente de solidaridad.

La Red de Derechos Humanos y Sindicales de la IE (TURN) está realmente en marcha desde que representantes de las organizaciones miembro en Camboya, Indonesia, Malasia, Filipinas y Tailandia acordaron establecer una red electrónica para compartir información y apoyarse mutuamente. El grupo electrónico de TURN se estableció durante una conferencia subregional celebrada en Manila (Filipinas).

El proyecto TURN, que está financiado por la Oficina de Actividades de la OIT para los Trabajadores (ACTRAV) y la Fundación Friedrich Ebert (FES), pretende proporcionar a los docentes sindicalistas las herramientas y aptitudes necesarias para promover y defender los derechos sindicales, ejercer una mayor influencia en las políticas públicas, mejorar el marco legal en que dichos sindicatos operan y crear redes de solidaridad para marcar la diferencia en sus respectivos países.

Trece sindicatos de 5 países participan en el proyecto TURN: CITA de Camboya; PGRI y FESDIKARI de Indonesia; MAE, NUTP, y STU-Sarawak de Malasia; NATOW, ACT, TOPPS, y FFW de Filipinas; así como NTTU y PSTAT de Tailandia.

En estos países, en los que el movimiento sindical está fragmentado y en los que muchas iniciativas gubernamentales se centran sólo en los negocios, las organizaciones de docentes han canalizado sus esfuerzos en la libertad sindical tratando de llegar a miembros potenciales.

Los docentes activistas informaron sobre sus logros en la conferencia de Manila: El gigantesco sindicato indonesio PGRI se movilizó entre sus 1,8 millones de miembros y llevó a cabo una campaña general para mantener el requisito constitucional de que un 20% de los presupuestos nacionales y locales fueran invertidos en educación. Con el apoyo de los medios de comunicación y la sociedad civil, los miembros del PGRI ganaron. Su éxito fue edificante para los sindicalistas tailandeses, que reconocieron que no forma parte de su cultura exigir dignidad y respeto y desafiar al gobierno.

En Camboya, la Independent Teacher Association(CITA) opera bajo la constante vigilancia y acoso de las autoridades. No obstante, fue capaz de adherir a más de 8.000 nuevos miembros en un año. El sindicato también obtuvo un incremento salarial del 20% para los docentes. Los sindicatos han logrado un importante aumento salarial para los docentes también en Filipinas. Los docentes sindicalistas en Malasia fueron muy envidiados por su éxito en la creación de un eficaz sistema de comprobación, que garantiza ingresos regulares en las organizaciones de docentes.

El proyecto TURN se lanzó en 2008 y durante el primer año se dedicó a la formación de representantes de las 13 organizaciones miembro en normas laborales internacionales, mecanismos de supervisión, procedimientos internacionales de reivindicación, información y concienciación. Los participantes repetirán en sus sindicatos formaciones similares para construir una legión de defensores de derechos sindicales cualificados.

El paso siguiente es el trabajo en red. Todas las organizaciones de docentes compartirán información, experiencias y buenas prácticas, y también proporcionarán ayuda coordinada a través de la red electrónica. Con una recopilación de datos más eficaz, se denunciarán más violaciones, aumentando de esta forma la presión que los sindicatos pueden ejercer para obligar a los gobiernos a implementar todos los derechos de libertad sindical y negociación colectiva, tanto legalmente como en la práctica.

En el futuro, el modelo TURN podría desarrollarse en otras partes del mundo para permitir a las organizaciones miembro hacer valer sus derechos sindicales, denunciar las violaciones y promover la democracia, el buen gobierno y la justicia social.

Por Dominique Marlet.

Este articulo fue publicado en Mundos de la Educación, No. 32, diciembre 2009.