Ei-iE

Acción colectiva contra ataques engañosos

publicado 25 marzo 2011 actualizado 13 abril 2011

Una promesa radical de Año Nuevo formulada por el gobernador republicano de Wisconsin, Scott Walker, destinada a suprimir los derechos de negociación colectiva de los docentes así como sus prestaciones sanitarias y pensiones, ha lanzado a las calles a millares de manifestantes en E.E.U.U.

Las organizaciones afiliadas a la IE, la American Teachers Federation (AFT) y la National Education Association (NEA), han emprendido una masiva campaña a nivel local y nacional. Una encuesta ha mostrado que el 53% de la población es contraria al recorte de prestaciones de los docentes, y el 61% se opone a la supresión de sus derechos de negociación colectiva. Incluso las encuestas de los conservadores han mostrado que la mayoría en Wisconsin se opone a la iniciativa de Walker.

Y es que, aunque algunos puedan cuestionarse el cometido de los sindicatos, muy pocos piensan que el despido de 12.000 trabajadores sea la solución.

El planteamiento de Walker es endeble. Los docentes, a su entender, disfrutan de mejor salario y mejores prestaciones en un Estado sobredimensionado. Esto es una verdad a medias. Teniendo en cuenta la edad y la cualificación, los empleados del sector público local ganan el 4% menos que sus homólogos del sector privado. Existe un déficit en las pensiones, cierto, pero podría evitarse con un aumento modesto en las dotaciones presupuestarias. Es verdad que los sindicalistas disfrutan generalmente de mejores prestaciones; ese es el sentido de pertenecer a un sindicato: mejorar las condiciones de vida mediante la acción colectiva. Y esa es precisamente la razón por la que Walker pretende aplastarlos.

Rebajas fiscales para las multinacionales

Los planes de Walker tienen poco que ver con el desequilibrio fiscal y mucho con sacar partido de la crisis para dar un golpe fatal al sindicalismo. Si la reducción del déficit presupuestario fuese realmente su prioridad, Walker no habría aprobado 140 millones de dólares de rebajas en impuestos a las multinacionales, ni habría rechazado dotaciones federales para el desarrollo. Como en otros 10 Estados, podría haber previsto el aumento progresivo de los impuestos.

Ante la gravedad de los hechos, la IE se prepara para presentar una denuncia ante la OIT contra la violación por las autoridades de E.E.U.U. de los derechos laborales básicos, y ante el Comité de expertos de CEART respecto a la recomendación de la OIT-UNESCO relativa a las condiciones de los docentes.

Para hacer frente a una amenaza tal, el movimiento sindical ha galvanizado una oposición pluralista, de carácter nacional. Se trata sin duda de una condición previa para el éxito, pero no de una auténtica garantía.

Por Pav Akhtar, International de la Educación

Este articulo fue publicado en Mundos de la Educación, No. 37, abril 2011.