Ei-iE

Photo: Chantal Rigaud/GPE
Photo: Chantal Rigaud/GPE

#DUDH70 – “La Declaración Universal de los Derechos Humanos: lo que sigue ocurriendo puede indignarles”, por Augustin Tumba Nzuji

publicado 14 diciembre 2018 actualizado 14 diciembre 2018
Escritos por:

El derecho al trabajo forma parte de los derechos humanos fundamentales. Y de él deriva el derecho a defender y promover nuestras condiciones de trabajo, una tarea que llevan a cabo los sindicatos a través del derecho a sindicarse, a ser formado y a afiliarse a organizaciones de trabajadores. En este 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, lo que sigue ocurriendo puede indignarles.

La Fédération Nationale des Enseignants et Educateurs sociaux du Congo, (FENECO/UNTC), es una organización sindical y miembro fundador de la Internacional de la Educación. En las últimas elecciones sindicales en la República Democrática del Congo (RDC), FENECO ganó dos de los diecisiete puestos en los servicios centrales del ministerio de educación primaria, secundaria y formación profesional.

En lugar de que este éxito fuera considerado como un hecho que daría a la organización una voz real en el ministerio, FENECO/UNTC sigue siendo víctima de discriminación antisindical desde hace muchos años, motivo por el cual la defensa y la promoción de los derechos sindicales sigue ocupando un lugar central entre sus preocupaciones.

Como Secretario General de este sindicato, les daré algunos ejemplos de casos de violaciones de los derechos sindicales en el sector de la educación primaria, secundaria y la formación profesional en la República Democrática del Congo.

Derecho de negociación

En 2018, por primera vez en la historia del sindicalismo en la RDC, Gaston Musemena, ministro de educación primaria, secundaria y formación profesional, improvisó una falsa coalición intersindical. Los sindicatos de la RDC afiliados a la IE que denunciaban la intromisión del gobierno en los asuntos internos de los sindicatos, declararon que esta coalición intersindical había sido creada basándose en una caza furtiva de los empleados y una total desavenencia.

Desde el punto de vista sindical, esta coalición, que agrupa a todos los sindicatos para cualquier posible negociación, debería ser lo más independiente posible para poder desempeñar su función como es debido. Sin embargo, al haberla creado de este modo, el gobierno parece querer utilizarla más bien como una herramienta para eliminar a las organizaciones que no sean de su agrado.

Otro ejemplo: tras ocupar los puestos conseguidos, el gobierno suspendió durante varios meses una subvención que le correspondía a FENECO. Además, a día de hoy, su participación en las reuniones paritarias no está totalmente garantizada.

La paradoja es que, mientras muchos países intentan limitar las posibilidades de establecer sindicatos mediante un sinfín de procedimientos complejos, la RDC está intentando conseguir el mismo objetivo utilizando a las organizaciones menos representativas, algunas no registradas y personas no sindicadas, para mantener el control absoluto sobre las actividades sindicales en el sector de la educación.

Las reuniones paritarias entre los sindicatos de docentes y el gobierno son esporádicas, no inclusivas y no abordan todos los temas necesarios. Por ejemplo, el estatuto docente, impulsado por el gobierno, espera su votación en el Parlamento sin que se haya solicitado la opinión de los propios docentes. Es decir, el personal docente no ha podido expresar su opinión, ni siquiera sobre cuestiones que le conciernen directamente.

Libertad sindical

Los representantes del gobierno, especialmente en el sector de las escuelas religiosas privadas, están intentando forzar a los docentes, imponiendo medidas severas a aquellos que se niegan a afiliarse a una organización sindical reconocida por el gobierno, y han aprobado directivas oficiales para conseguirlo.Muchos de nuestros afiliados se han visto forzados a darse de baja de nuestra organización para mantener sus puestos de trabajo. Las sanciones impuestas en el caso de los traslados suelen ser suficientes, pero cuando no se trata simplemente de imponer sanciones ilegales...  En este ambiente represivo, sin un sindicato independiente y sólido, estamos siendo testigos de actos como retenciones a cuenta a título de cuotas, impuestos de fe, etc.

A pesar de todas las garantías que nos ofrecen las leyes, es lamentable observar que la proliferación de sindicatos se está restringiendo a propósito y que se está dejando vía libre a la degradación de los derechos sindicales, con un diálogo social de mala calidad y una fingida libertad sindical en detrimento de la propia educación.

En mi opinión, la aplicación de las disposiciones de la Recomendación de la OIT/UNESCO de 1996 sobre la condición del personal docente —gran parte de la cual ha calado en la legislación de la RDC— debería ser una prioridad inalienable para el sector de la educación, de forma que el personal docente, a través de sus sindicatos, pudiera contribuir al progreso de la educación mediante su participación en la gestión del sistema educativo, desde la elaboración de políticas educativas hasta la gestión de la escuela.

No es fácil promover los derechos sindicales en un país donde las libertades públicas todavía no están garantizadas y la lucha continúa...

---

El 10 de diciembre de 2018 se celebran 70 años de la adopción de la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH). La Declaración sigue siendo una importante fuente de inspiración para docentes y sindicalistas de todo el mundo, al garantizar el derecho a crear sindicatos, la libertad de expresión y el derecho de todos a una educación de calidad. Los derechos humanos necesitan que las personas exijan, de forma informada y continua, su protección. Para celebrar esta ocasión especial, la Internacional de la Educación publicará una serie de artículos recopilando las voces y las reflexiones de sindicalistas en torno a las luchas y a los logros alcanzados en este ámbito. Los artículos reflejan el compromiso permanente de los sindicalistas de la educación, en todo el mundo, en cada comunidad, por promover, defender y avanzar en la consecución de los derechos humanos y libertades para el beneficio de todos.

Las opiniones expresadas en este blog pertenecen al autor y no reflejan necesariamente ninguna política o posición oficial de la Internacional de la Educación.