Ei-iE

Canadá: Los docentes sindicalistas de Quebec denuncian el monólogo gubernamental en las negociaciones con el sector público

publicado 4 junio 2020 actualizado 4 junio 2020

La Centrale des Syndicats du Québec (CSQ) ha urgido al gobierno de Quebec a que se involucre verdaderamente en el diálogo social y responda a las soluciones propuestas por los sindicalistas, que pretenden detener las medidas de austeridad, mejorar las condiciones de trabajo de sus empleados y reforzar los servicios públicos de esta provincia canadiense, entre ellos la educación.

El presidente de la Secretaría del Tesoro, Christian Dubé, ha decidido llevar las negociaciones al plano público al divulgar una copia de la oferta del gobierno fechada el 27 de abril (prácticamente igual a la oferta del 12 de diciembre de 2019), por lo que la CSQ ha tomado nota de que las negociaciones están tomando forma de monólogo gubernamental.

“En vez de sentarse a escuchar las soluciones propuestas por los sindicatos que representan a los trabajadores, el gobierno se está obstinando en imponer su enfoque sobre la organización del trabajo”, ha lamentado la presidenta de la CSQ, Sonia Ethier.

Ethier considera además que “para el gobierno es ahora más imperativo que nunca escuchar las soluciones que proponemos para mejorar las condiciones de trabajo de los profesionales de la educación y de la enseñanza superior, además de los de la salud y los servicios sociales”.

Por este motivo, los miembros de la CSQ adoptaron una resolución que denuncia públicamente la propuesta del gobierno en su consejo general de negociaciones del 27 de mayo. Además, hicieron hincapié en la importancia de invertir urgentemente en las redes de escuelas y universidades, además de en los servicios sanitarios y sociales.

La contrapropuesta aún espera su respuesta

En respuesta a la decepcionante oferta de la Secretaría del Tesoro, la CSQ presentó el 6 de mayo una contrapropuesta que respetaba el marco de negociación impuesto por el gobierno, es decir: un acuerdo de tres años, la adaptación a la nueva situación de crisis y la necesidad urgente de revalorizar los puestos de trabajo en el ámbito de la salud y de la educación.

Ethier ha calificado la falta de respuesta del gobierno como “indigna para un ejecutivo que afirma tomarse en serio las negociaciones. Es evidente que hay un abismo entre el paraíso que describe el presidente de la Secretaría del Tesoro y lo que ocurre en las mesas de negociación”.

La dirigente de la CSQ ha apuntado, además, que “la inaceptable oferta del gobierno no mejorará porque la presente tres veces seguidas” y ha lamentado que el gobierno esté “totalmente desconectado de los problemas que existen actualmente sobre el terreno, tanto antes como durante la crisis”.

Además, ha añadido que “tras años de recortes, el gobierno de Quebec se enfrenta a un dilema: volver a la cantinela de la austeridad y agravar el problema de la escasez de personal o invertir en unas condiciones de trabajo que revaloricen a sus trabajadores y mejoren los servicios prestados a la población. ¡Es ahora o nunca!”.

Preparar el período poscrisis desde ya

En estos momentos en que la pandemia de la COVID-19 ha puesto en evidencia la importancia crucial de los servicios públicos, Ethier ha recalcado que “para preparar el período poscrisis, insistimos en que la estrategia de recuperación económica y social debe estar apuntalada por fuertes inversiones en la primera infancia, la educación, la salud y los servicios sociales”.

Además, señaló que al responder a las necesidades de los empleados mediante grandes inversiones en salud, educación y enseñanza superior, el gobierno provincial estaría “matando tres pájaros de un tiro”: estimularía la economía, revalorizaría empleos predominantemente femeninos y mejoraría los servicios prestados a las familias quebequesas.

En sus palabras, “durante años, los recortes, la negligencia y la falta de inversión en personal para escuelas, universidades, hospitales y centros de la tercera edad han desbaratado los servicios públicos. El edificio está en llamas. Si la situación ya era difícil antes de la crisis, ahora es insostenible. La escasez de mano de obra y la dificultad para atraer personal nuevo se han agravado a una velocidad fulminante en pocas semanas”.

La CSQ invita al gobierno a enviar urgentemente una señal clara: ¿tiene la intención de mejorar las condiciones de trabajo del personal sanitario, educativo y universitario?

“De lo contrario, nos será imposible respaldar este acuerdo barato y, por lo tanto, apoyar unas condiciones de trabajo tóxicas para nuestros miembros durante los tres próximos años”, concluyó Ethier.