Ei-iE

_Huelgas y manifestaciones para exigir mejores condiciones para el personal docente con contrato temporal

publicado 2021-03-24 actualizado 2021-03-26

A pesar del acoso y la violencia que ejercen las fuerzas policiales, los sindicatos docentes marroquíes siguen realizando manifestaciones en la capital, Rabat, para exigir que los contratos sean indefinidos y unas mejores condiciones de trabajo. También están protestando por el aumento del coste de la vida.

Las protestas forman parte de una campaña que se ha desarrollado en las últimas semanas. Los sindicatos han convocado unas jornadas de huelga del 23 de marzo al 5 de abril en solidaridad con sus compañeros y compañeras con contratos temporales.

Los sindicatos docentes también han denunciado la ausencia de diálogo social. Además, las personas manifestantes han rechazado las propuestas del gobierno para poner fin al conflicto, al considerarlas insatisfactorias. El personal docente, en su mayoría jóvenes profesionales de entre 20 y 30 años, ha llevado a cabo huelgas periódicas durante las últimas semanas en varias ciudades del país.

Las manifestaciones de docentes son brutalmente reprimidas

El 15 de marzo, fuerzas policiales marroquíes equipadas con material antidisturbios utilizaron cañones de agua para poner fin a una sentada nocturna de 15.000 docentes ante el Parlamento. Dispersaron violentamente la manifestación de la capital. Como resultado, los sindicatos de la educación han solicitado que se realice una investigación abierta para identificar y procesar a quienes utilizaron medios violentos contra manifestantes pacíficos.

La crisis del COVID-19 se utiliza para negar el derecho de los educadores y las educadoras a la huelga

En el marco del estado de emergencia proclamado en marzo de 2020 para hacer frente a la epidemia de COVID-19, las autoridades públicas han prohibido las reuniones y las protestas. El gobierno está utilizando la crisis sanitaria, económica y social para reprimir derechos fundamentales de los trabajadores y adoptar una legislación regresiva, como la relativa al derecho de huelga. 

Las huelgas anteriores de noviembre de 2020 fueron organizadas por la Confederación Democrática del Trabajo y la Federación Nacional de la Enseñanza de Marruecos como continuación de las acciones emprendidas por el organismo nacional de coordinación de docentes contratados. Todas las organizaciones miembros de la Internacional de la Educación en Marruecos forman parte de este organismo, que representa al personal docente con contrato temporal y fue creado en 2017. Este grupo de docentes con contrato temporal, que se describen a sí mismos como “educadores con contrato temporal forzoso”, comenzaron su huelga en 2019 con un llamamiento a su plena integración en el sector público.

El organismo nacional de coordinación de docentes contratados denunció y condenó el hecho de que el gobierno descontara 162 dólares (137 euros) de los salarios del personal docente con contrato temporal que participó en las protestas de 2019 y 2020. Ha reclamado que el personal docente que sea despedido disfrute de las debidas garantías procesales, la protección del derecho de huelga, un incremento periódico de los salarios, una mayor capacitación docente, la mejora del transporte de los estudiantes y la construcción de más escuelas. 

El continuo rechazo del gobierno a escuchar las peticiones del personal docente

Desde 2019, los sindicatos docentes se han unido para protestar por la precariedad de las condiciones de trabajo del personal docente.

El 20 de febrero de 2019 –con motivo del aniversario de la Primavera Árabe– miles de docentes salieron a las calles pacíficamente en Rabat para pedir al gobierno que respetara sus derechos laborales. La respuesta que recibieron fue violenta, ya que las fuerzas de seguridad dispararon cañones de agua y les agredieron con porras. A continuación, se llevaron a cabo huelgas intersindicales de una magnitud sin precedentes, en las que participaron más de 70.000 docentes durante más de tres semanas.

El 23 de marzo de 2019 – en el aniversario de las protestas estudiantiles de 1965 que se saldaron con varias muertes– más de 10.000 docentes protestaron en Rabat para exigir un cambio.

El personal docente con contrato temporal está en desventaja

Aunque el personal docente con contrato temporal tiene el mismo salario inicial –unos 5.000 dírhams (470 euros)– que sus compañeros y compañeras con contratos indefinidos de empleados públicos, no disfrutan de las mismas prestaciones en materia de asistencia médica o pensiones.

Además, el personal docente con contrato temporal solo recibe una formación de dos semanas después de sus estudios universitarios –los demás docentes reciben una formación de un año en una escuela–, tienen menos oportunidades de promoción y carecen de una trayectoria profesional clara.

Esta situación ha dado lugar a una profunda desigualdad dentro de la plantilla docente, ya que los docentes con contrato temporal están privados de los derechos laborales básicos y de seguridad en el empleo.

El 80% de los docentes con contratos temporales tienen menos de 30 años y, según sus representantes, se sienten coaccionados a aceptar las malas condiciones de empleo debido a la falta de opciones de empleo alternativas. De hecho, el 23,2% de la población marroquí menor de 30 años está desempleada.

El número de docentes con contrato temporal es cada vez mayor desde 2016

Los contratos temporales en la enseñanza se introdujeron en Marruecos en 2016 y, desde entonces, más de 50.000 docentes han sido contratados bajo este régimen. Para los sindicatos, esto forma parte del esfuerzo continuo del gobierno por reducir el gasto público. Actualmente, hay 55.000 docentes con contratos precarios, lo que representa casi el 30% de la plantilla docente. El personal docente con contrato temporal puede ser despedido por “cometer un error” sin previo aviso, indemnización o recurso. Sin embargo, lo que se considera un error no está definido en el contrato.